La fascinación de Guillermo del Toro por los monstruos es muy oscura

A pesar de que muchos de sus proyectos han sido cancelados, todo lo que venga junto al nombre de Guillermo del Toro será recibido con aplausos y muchas ansias por verlo.

En poco tiempo podremos disfrutar de su más reciente proyecto, The Shape of Water, romance gótico en donde una extraña criatura se enamorará de una mujer con problemas psicológicos:

Junto al Laberinto del Fauno, queda más que clara la fascinación del director de Guadalajara por los monstruos clásicos del cine, criaturas que han sido clave en su evolución como cineasta. Como él, cientos de personas se identifican con las historias de seres como Drácula o el Monstruo de Frankesntein, pero en su caso, hay motivaciones más oscuras:

“Tuve una infancia muy jodida. Había una figura de Cristo en mi iglesia que tenía una fractura de hueso expuesta, se veía medio verde y púrpura, pero su expresión parecía la de alguien que tenía un orgasmo. Luego ellos decían, el cuerpo de Cristo, y o decía, no gracias.”

Criado como católico, Del Toro habló con Variety en gala del Festival Lumière en Francia, de las experiencias que vivió en la iglesia, mismas que dejaron una impresión muy fuerte en él, dándose cuenta que las historias bíblicas están cargadas de violencia y mensajes muy confusos:

“Los mitos bíblicos que nos contaban en la iglesia eran muy sangrientos. Una mezcla de virtud y violencia que está muy jodida. Empece a ver a los monstruos más como una sincera forma de religión porque los padres no eran grandiosos, pero Frankenstein sí lo era.

Para mí, la criatura de Frankenstein era un figura más hermosa como mártir que el Jesus con su fractura expuesta. Empece a adorarlo. Para mí la Sagrada Trinidad eran la criatura de Frankenstein, la Criatura de la Laguna Negra y el Hombre Lobo.”

Pero además de su escabrosa relación con la religión, el verdadero origen de la fascinación de Del Toro con los monstruos, es muy, pero muy oscura:

“Empece a amar a los monstruos por que con ellos, como niño, no tenía que pensar. Los adultos que se suponía tenían que ser buenos contigo, eran malos. Los adultos que tenían que cuidarte, te golpeaban. Pero los monstruos actuaban como se veían. Si tú nadabas con la Criatura de la Laguna Negra, te ibas a morir.”

¡Ah caray, qué fuerte! Hablando de la franqueza de los monstruos, Del Toro deja claro que en su infancia no confiaba para nada en los adultos. Pero no todo fue trágico, ya que al develar usu placa en el festival, del Toro interpretó “El Rey” junto a mariachis:

Y ni como negar su grandeza, ya que Guillermo Del Toro se ha convertido en el primer mexicano que pone su nombre en el muro de los cineastas en la casa de los hermanos Lumiere.

Comentarios