Jennifer Lawrence también habla sobre las humillaciones en su carrera

En una época que impulsa a las mujeres a compartir sus experiencias relacionadas con el acoso sexual u otras agresiones, Jennifer Lawrence se ha sumado a la lista de celebridades que decide hacen revelaciones fuertes. La actriz que protagonizó Mother! habló acerca de varias humillaciones que sufrió cuando era más joven.

La revelación se hizo durante un evento organizado por Elle sobre las mujeres en Hollywood. Según lo que encontramos en Entertainment Weekly, Lawrence dijo que ciertos productores le pidieron que perdiera peso para poder conseguir ciertos papeles, subrayando que le exigieron bajar siete kilos en dos semanas y que otras actrices perdieron el trabajo por negarse a hacerlo.

Pero la cosa no se quedó ahí, porque luego hizo un repaso de los momentos más desagradables que pasó cuando intentaba hacerse un nombre en la industria del entretenimiento.

– NEW | Jennifer at the Elle Women in Hollywood Awards in LA on October 17, 2017! | This is seriously so sad 😭 I seriously couldn’t be more proufd of her!! I love her SO MUCH #jenniferlawrence #jlaw

Una publicación compartida por Jennifer Lawrence Updates (@jenlawrnces) el

“En esa época, una productora mujer hizo que me desnudase con cinco mujeres mucho, mucho más delgadas que yo”, dijo Lawrence durante una breve entrevista. “Estábamos de pie una al lado de la otra con una cinta tapando nuestras partes privadas. Después de eso, la productora me dijo que usara las fotos de mi desnudo como inspiración para seguir una dieta”.

Otro productor también hizo comentarios sumamente incómodos, ya que en una ocasión, salió al aire el relato de la pérdida de peso y lo inapropiado que le parecía todo el asunto. La respuesta del sujeto después de una charla, simplemente sirve para preguntarnos qué clase de personas trabajan en Hollywood.

“Me dijo que no sabía por qué todo el mundo pensaba que estaba gorda, él pensaba que yo era perfectamente co**ble”, agregó. “Dejé que me tratasen de cierta manera porque pensaba que lo tenía que hacer por mi carrera”.

Aunque por las malas, Lawrence tuvo que aprender que no debía sonreír cuando un hombre le hacía sentir incómoda. Ahora sabe que todos los seres humanos deben ser tratados con respeto y que, sin importar el nombre o la posición laboral de las personas, no se debe permitir ninguna clase de acoso.