Desde la Casa Blanca aclaran: el TLCAN no está muerto… “todavía”

Con la enjundia con la que la administración estadounidense ve al Tratado de Libre Comercio, la vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, salió a dar esperanzas a aquellos que se quieren seguir aferrando a un acuerdo en el que Estados Unidos sólo permanecerá si consigue sacar todas las ventajas posibles.

Ya que la cuarta ronda de la renegociación no fue muy buena que digamos, parece que para los inquilinos de la Casa Blanca ya sólo es cuestión de tiempo para cafetear el acuerdo trilateral. Canadá y México no han querido flexibilizar su postura, lo cual tiene muy “decepcionado” a los representantes estadounidenses, según dijo Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos.

Lo anterior fue retomado por Sanders al ser cuestionada sobre la vida del Tratado. El TLC no está muerto… “todavía”, señaló, para después aclarar qué depende la permanencia gringa en el acuerdo. “Como dijo el Presidente, (el TLC) es un mal acuerdo y quiere asegurarse que tengamos un acuerdo que beneficie a los trabajadores estadounidenses (…) Esto es en lo que esta Administración está enfocada. Vamos a seguir empujando hacia adelante y si no podemos llegar ahí ya les diremos cuáles son los cambios”.

 

Tanto los representantes mexicanos como canadienses se han encargado de batear la mayoría de las propuestas gringas. No por falta de voluntad para negociar, como acusó Lightizer, sino porque de plano son por demás favorecedoras para Estados Unidos… y otras “no transitables”. Por ejemplo, la administración de Trump propuso incluir una cláusula de expiración del acuerpo cada cinco años, además, también quiere introducir un requisito de 50% de contenido estadounidense para autos. “Me duele y me decepciona la resistencia de las dos partes que aquí me acompañan. Coincidimos en el primer objetivo, pero a veces no aceptan criterios que ya habíamos aceptado en el pasado”, señaló el representante comerciad de EEUU.

Debido a la tensión con que concluyó la cuarta ronda de negociaciones, las parte involucradas decidieron que el tiempo para el quinto encuentro se prolongue un poco más. A ver si así se regresa con más voluntad de alcanzar acuerdos ( o de ser menos encajosos, en el caso estadounidense). El próximo encuentro se realizará en la Ciudad de México, el 17 de noviembre.

Comentarios