Donald Trump podría desclasificar los archivos sobre el asesinato de John F. Kennedy

Parece que el mayor misterio en la historia de los Estados Unidos podría estar a punto de ser revelado. Donald Trump anunció ayer que desclasificará los archivos del asesinato de John F. Kennedy, mandatario demócrata que murió el 22 de noviembre de 1963 al recibir disparos de bala mientras hacía una visita política en Dallas, Texas.

 

“Sujeto a la recepción de más información, permitiré, como presidente, que se abran los archivos de JFK bloqueados y clasificados durante mucho tiempo”, escribió este sábado en su cuenta de Twitter.

Horas después un funcionario de la Casa Blanca que pidió el anonimato, envió una escueta declaración a los periodistas.

El presidente cree que esos documentos deben hacerse disponibles en el interés de la completa transparencia a no ser que las agencias proporcionen una justificación convincente y clara de seguridad nacional o aplicación de la ley que indique lo contrario

Los Archivos Nacionales, agencia independiente del gobierno americano que protege y documenta los registros gubernamentales e históricos, tienen hasta el próximo jueves 26 para decidir cuáles de los 3.100 expedientes clasificados que tienen sobre el asesinato de Kennedy pueden ver la luz y cuáles no. Pero finalmente será el presidente de los Estados Unidos quien tendrá la última palabra para decidir la publicación de los archivos o dejar pasar 25 años.

Lindsay Walters, portavoz de la Casa Blanca dijo a la revista Politico que la oficina de Trump está trabajando “para asegurar que puede publicarse la máxima cantidad posible de datos” hasta el próximo. A pesar de eso también dijo están preocupados pues “algunos registros de esta colección no se crearon hasta la década de 1990” y deben ser revisados para no causar un “daño identificable” a la seguridad de la nación.

Por otro lado, un funcionario reveló que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) ha presionado a Donald Trump para que bloquee la publicación de algunos documentos, posiblemente para ocultar sus métodos o la identidad de espías que podrían seguir vivos y porque la mayoría de los 3.100 documentos pendientes de publicación fueron creados ellos junto con el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Justicia.

Este tema ha creado sentimientos encontrados pues si bien quienes dudan de la versión oficial sobre el asesinato de Kennedy esperan se pueda resolver el misterio de una vez por todas, hay otros que temen que Trump decepcione a historiadores y a grupos con teorías de conspiración al negarse a mostrar los documentos más sensibles sobre el caso de John Kennedy.