Fuego amigo contra Trump: “la complicidad debe llegar a su fin”, pide senador republicano

Con tanto producto bélico que sale de Estados Unidos, uno podría pensar que la gente en el vecino país del norte está muy contenta con las constantes amenazas que Donald Trump hace a Corea del Norte… pero no es así. No tiene a muchos gringos felices e incluso la gente de su partido ya está algo descontenta con su forma abordar el delicado problema casi-bélico que se tiene con la nación asiática y, para evitar úlceras gástricas, se lo han hecho saber.

Uno de los miembros del Partido Republicano con el que más sabroso se ha agarrado Trump es el senador Bob Corker, a quien ya no le importa mucho su chamba como presidente del Comité de Relaciones Exteriores (incluso ya anunció que no buscará reelección en el Senado) y, por ello, no ha tenido ninguna bronca en hacer MÁS notorio lo evidente: la guerra entre Estados Unidos y Corea del Norte es cada vez más cercana porque Trump se la pasa saboteando las negociaciones diplomáticas de su secretario de Estado, Rex Tillerson.

Rex Tillerson, jefe de Departamento de Estado
Foto: Alex Wong/Getty Images

¿Será?…

Recordemos que hace unas semanas, cuando Tillerson andaba por Beijing haciendo labores pacificadoras, Trump restó importancia a la diplomacia y, desde Estados Unidos, señaló que el secretario sólo estaba “perdiendo el tiempo” tratando de negociar con Kim Jong-un, líder de una nación con armas nucleares. Días después, Rex tuvo que intentar limpiar el cochinero que el mandatario dejó con tanto tuit y declaración que hizo sobre el conflicto con Norcorea. Las amenazas de acabar con todo un país, las sanciones económicas y persuadir a los gobiernos de otros países (cof, México, cof) para la expulsión de representantes del gobierno de Kim Jong-un, fueron explicadas como mera estrategia. “Creo que él (Trump) quiere dejar en claro con Kim Jong Un –y con ese régimen en Corea del Norte– que tiene preparativos militares listos y que tiene esas opciones en la mesa. Hemos pasado mucho tiempo perfeccionando esos preparativos”… eso sí, ante todo estaría la diplomacia, la cual terminará cuando “ caiga la primera bomba”.

Kim Jong-un
vía Twitter

Sin argumentos para rebatir los dichos del senador Corker, Trump respondió acusándolo de ayudar a Obama en el acuerdo con Irán y de estar en contra de la reducción de impuestos, además de aclarar que si no buscará la reelección en el Senado, es porque él no lo apoyará… por “incompetente”. ¿la respuesta del senador? Simple y sin pataleos: “Las mismas mentiras de un presidente totalmente falso”, esto por medio de su cuenta Twitter, en un mensaje que acompañó del hashtag #AlertTheDayCareStaff, en referencia a que la Casa Blanca se ha convertido en una “guardería para adultos”.

En una tarde en la que se suponía que sería apapachado por los republicanos, Trump sólo se encontró con jetas y desprecios. Aparte del coraje que le hizo pasar Corker, mientras caminaba por los pasillos del Capitolio – cuando se dirigía a una comida la bancada de su partido – un manifestante le aventó banderas rusas y le gritó: “¡traidor!”… más tarde, se enteró que otro senador (Floyd Flake) no buscará la reelección en 2018, debido a la relación que existe entre Trump y el Partido republicano. “Tenemos que dejar de pretender que la degradación de nuestra política y la conducta de algunos en nuestra rama ejecutiva es normal. No lo es”, señaló Flake. “Es momento para que nuestra complicidad y nuestro acomodo a lo inaceptable llegue a su fin (…) Hay momentos en los cuales tenemos que arriesgar nuestras carreras en favor de nuestros principios. Ahora es tal momento”, agregó el senador.