Embajador argentino aclara que no es mugriento: “no agarré hábitos ecuatorianos”

Para abonar a la “sensishita” imagen que los argentinos tienen a nivel mundial, el gobierno de la tierra donde nació Maradona envió a Quito, a un representante que, aunque ha hecho buenas amistades, no acaba por asimilar los hábitos de los “mugrientos” ecuatorianos… ¿?

Mientras era entrevistado vía telefónica por la prensa de su país, Luis Alfredo Juez, embajador argentino en Quito, aclaró a sus paisanos que, como estuvo trabajando desde muy temprana hora, se bañó y cambió de ropas, para que no dijeran que “este mugriento agarró hábitos ecuatorianos”.

Como lo anterior se difundió con sabrosa rapidez, la cancillería ecuatoriana emitió un comunicado en el que expresó su rechazo total a las declaraciones del diplomático argentino. Son expresiones que “ofenden la dignidad del pueblo ecuatoriano y que contradicen el respeto y la amistad que deben regir las relaciones entre los dos países”, señaló la viceministra ecuatoriana de Exteriores, Integración Política y Cooperación Internacional, Lourdes Puma.

En lugar de aceptar que la regó, ante la consecuencia de sus babosadas, el embajador argentino aclaró que él nomás estaba describiendo las mugrientas  costumbres de algunas etnias ecuatorianas. “Una de las más conocidas es el pueblo Otavalo. Ellos se visten a la mañana del sábado y están todo el fin de semana con la misma ropa. Me refería a eso, para no estar todo el día con el mismo atuendo pasé por casa a cambiarme”.

Además, acusó que sus declaraciones fueron sacadas de contexto… pues porque en Argentina están en pleno proceso electoral (ejem… las elecciones fueron el domingo) y se busca causar daño a su desempeño como embajador. “Durante mi misión en el Ecuador, mi prioridad siempre ha sido establecer las mejores relaciones con el Gobierno, sus autoridades y en general con su gente”, aseguró Luis Juez en comunicado difundido en Twitter.

Sin embargo, parece que el embajador tendrá que regresar a su país, ya que la cancillería ecuatoriana consideró “inaceptable que un representante del más alto nivel de un Estado se refiera, una vez más (¡¡otra vez!!), de manera ofensiva a los ciudadanos del país que le ha recibido con consideración y amistad”.

Comentarios