Pelea de perros y los Astros mordieron más fuerte

Juego 5 de la Serie Mundial, digno de los dos mejores equipos de la temporada, poder contra poder… Dodgers vs. Astros. Un Clásico de Otoño que se ha caracterizado por un bateo pudiente por ambos equipos, de tira y agáchate, con home runs como lenguaje principal.

Esta disputa estableció una nueva marca de cuadrangulares combinados en esta instancia, llegando a 22 en este encuentro 5, superando los 21 de aquella Serie entre Angels y Giants de 2002. La primera bola del quinto partido la lanzó George W. Bush, acompañado de su padre George H. W. Bush, es la cuarta vez que el Bush menor lanza una primera pelota de Serie Mundial.

via GIPHY

Los pitchers anunciados pintaban para dar un juego de muchas donas y pocas carreras: Clayton Kershaw contra Dallas Keuchel. Pero finalmente fue todo menos eso, lejos de colgar ceros, grandes ponches y tratar de lanzar la ruta completa, lo que dominó el encuentro fue un bateo pudiente que fue agarrando ritmo casi exponencialmente para los Astros y por momentos para los Dodgers, en un auténtico desfile de relevos en la lomita de lanzamientos.

El duelo inició con un Keuchel impreciso que otorgó 3 carreras en la primera entrada y luego de colgar 2 ceros, permitió que los Dodgers se colocaran 4-0 en el cuarto rollo, ventaja que no duraría mucho. En ese mismo episodio llegaría Correa para batear un doblete, producir una y anotar cuando Yuli Gurriel voló un batazo con él y Altuve abordo para empatar a 4 el encuentro.

La quinta iniciaría las hostilidades entre los equipos, primero con un vuelacercas de Cody Bellinger con dos en los senderos que los pondría 7-4 por encima, pero José Altuve tenía planes grandes para su equipo y respondió home run de tres carreras con otro home run de tres carreras para igualar las cosas 7-7.

En la séptima alta vendría nuevamente Bellinger con un triple -que fildeó terriblemente el jardinero central- para remolcar una carrerita más y empezar a pensar que ahora sí podrían ganar con esta ventaja, aunque nuevamente no duró nada, pues en la parte baja conectaría Springer un batazo de cuatro esquinas solitario para empatar, luego Altuve empujaría la de la ventaja con un extrabase y la cereza del pastel la pondría Correa descosiendo una pelota para un home run monstruoso de dos carreras (8-11).

En el 8º capítulo parecía que Los Angeles podría empatar, cuando Corey Seager batearía un doblete con dos corredores en base, que produciría una y dejaría corredores en segunda y en tercera con sólo un out, pero no lograron llevarlos a la tierra prometida y sólo se acercaron a dos carreras, 9-11. Después vendría Brian McCann con otro batazo de vuelta entera solitario para empatar la marca de cuadrangulares combinados en una Serie Mundial de 21 y poner a Houston otra vez a 3 carreras.

En el último episodio aparecería el extravagante cubano Yasiel Puig para volarla con un compañero en base y meterle todo el drama a la serie al ponerse 11-12, de pasada rompiendo la marca antes mencionada y estableciendo una nueva en 22 home runs. Más adelante Chris Taylor empujaría la carrera del empate con un sencillo para empatar el duelo 12-12 en el último momento posible. Gracias a esto hubo beisbol gratis: extra innings.

En la décima, los Dodgers no pudieron anotar, pero los Astros conseguirían una base por golpe que a la postre llevó a una anotación gracias a un último sencillo de Alex Bregman que dejaría en el terreno a Los Angeles tras vencerlos 13-12 en 10 entradas, en uno de los mejores juegos que se han dado en la historia de las Series Mundiales; ¡que viva el rey de los deportes!

Entre las curiosidades del encuentro es que se perfilaba para ser el más largo de la historia, sus primeras 9 entradas duraron 4 horas 53 minutos. Otra situación que generó polémica fue el ampayer de home Bill Miller, quien estuvo marcando strikes muy dudosos que parecían estar bastante fuera de la zona, con los que más de un bateador se fue ponchado esperando que les marcara bola.

Además de la marca de más home runs combinados en una Serie Mundial que se implantó hoy con 22, los Astros se convirtieron en el primer equipo con 5 jugadores diferentes con un vuelacercas y también el primero con 5 jugadores con dos o más.

Es la primera vez que dos equipos anotan más de 12 carreras en un juego de esta categoría desde 1993, cuando los Blue Jays le ganaron a los Phillies 15-14 en el Juego 4 de la Serie Mundial, hace 24 años.

Y finalmente, por si usted se desveló con nosotros viendo este juego de antología, la MLB le tiene una solución para que mañana descanse y se justifique en el trabajo o la escuela: