Editors Choice

Exjefe de campaña de Trump se entrega al FBI, todo indica que es a causa del “Rusiagate”

Casi ha pasado un año de las elecciones presidenciales que llevaron a Donald Trump a la Casa Blanca, pero las investigaciones en torno a la posible injerencia de Rusia en el proceso no terminan. Por el contrario, podrían haber llegado a un punto en que podría salir a la luz información que colocaría al líder estadounidense en una situación muy comprometedora: su exjefe de campaña, Paul Manafort, se ha entregado al FBI. Aunque no se confirma cual es la razón, se especula que esto fue como parte de la investigación que dirige el fiscal especial, Robert Mueller, sobre el llamado “Rusiagate”, según señala CNN.

La posibilidad de que, quien dirigió la campaña con la que el republicano ganó la elección presidencial a Hillary Clinton, se haya entregado al FBI como parte de las investigaciones por la posible injerencia de Rusia en los comicios, se hace evidente debido a los mensaje que ayer domingo lanzó Trump vía Twitter. En ellos, se quejó por el hecho de que las autoridades siguen escarbando sobre el tema, al que calificó como “una cacería de brujas”, encabezada por “políticos nefastos”.

 

Según señala CNN, Manafort habría sido acusado bajo secreto de sumario el viernes pasado. Sin embargo, se espera que hoy sean revelados los cargos que enfrenta, por los cuales esta mañana se habría entregado a las autoridades. De confirmarse que Manafort se entregó bajo la línea de investigaciones que ha seguido la Fiscalía especial desde el despido del exdirector del FBI, James Comey, estaríamos frente a un hecho de gran relevancia, ya que se trataría de la primera persona cercana al círculo de Trump en ser acusada formalmente en el marco de las investigaciones del “Rusiagate”.

Según apunta La Jornada, el viernes CNN adelantó que la investigación encabezada por Muller, la cual analiza los contactos del Kremlin con el equipo de campaña de Trump, llevaría a la detención de al menos una persona. Aunque en ese momento se desconocía quién sería el primero en caer, la cadena estadounidense estableció que los cargos que se le establecerían tendrían que ver con la injerencia rusa en la campaña del ahora presidente de Estados Unidos. De inmediato las miradas se colocaron en Manafort y en su ex asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, a quienes se les descubrieron actividades no reportadas en países extranjeros, incluyendo Rusia.

Conspiración contra Estados Unidos

Paul Manafort se entregó esta mañana, pero desde hace meses ya estaba siendo investigado. Incluso su casa en Virginia fue hallada por las autoridades, las cuales decomisaron diversos documentos. Aunque para estos momentos continúa rindiendo su declaración ante las autoridades del FBI, la BBC apunta que los cargos que enfrentará el exjefe de campaña de Trump son 12, pero el principal es conspiración contra Estados Unidos. Además, también enfrentaría cargos por lavado de dinero, por ser agente no registrado de una autoridad extranjera, ofrecer falsas declaraciones y por  no presentar de informes de bancos extranjeros y cuentas financieras.

Comentarios