Acusado de rebelión, Puigdemont viaja a Bruselas; señalan que es para solicitar asilo

En la capital belga es donde se ubica la sede de la Comisión Europea, a donde Carles Puigdemont podría intentar solicitar intervención, ahora que el gobierno de España ha disuelto al gobierno de Cataluña. Sin embargo, en diversos medios se apunta que el viaje que el ahora expresidente de la Generalitat y parte de su equipo han hecho a Bruselas, es para evadir los cargos que pesan en su contra.

Luego de que se diera a conocer que la Fiscalía general del Estado presentó cargos por los delitos de sedición y rebelión contra Puigdemont y miembros de su equipo, una fuente cercana al líder catalán informó de su viaje a Bruselas. Por el momento se desconoce cuáles son los motivos por los que abandonó Cataluña, luego de que el gobierno de España disolviera a su gobierno, pero muchos medios españoles apuntan que es para solicitar asilo político. “Se encontrará con abogados y representantes políticos”, señala la cadena belga VRT.

De acuerdo con El País, el fiscal del Estado, José Manuel Maza, presentó dos querellas contra todos los responsables de que el viernes pasado se haya declarado la independencia de Cataluña, Puigdemont incluido. Los cargos que se les imputan a los ahora desaforados exfuncionarios son rebelión, sedición, malversación y otros delitos conexos, esto dentro del marco de la implementación del artículo 155 de la Constitución española, con la cual se busca reinstaurar la gobernabilidad en la comunidad.

El que Puigdemont haya abandonado Cataluña en el primer día laboral tras el cese del Govern fue calificado como un “desatino” y una “muestra absoluta de desesperación”, señaló el coordinador general del partido gobernante PP, Fernando Martínez Maíllo. Por su parte, el diputado de la coalición Junts Si, Lluis Llach, dijo que el expresidente de la Generalitat se ha convertido en un “exiliado”.

De acuerdo con la BBC, Puigdemont rechazó la posibilidad de solicitar asilo político, aun cuando el secretario de Asilo y Migración del partido independentista flamenco N-VA, en Bélgica, Theo Francken, dijo que habría disposición. No obstante esa es la palabra de un solo funcionario: como unidad, la Unión Europea manifestó que una solicitud de asilo del expresidente catalán y los otros miembros de su gobierno, debería ser rechazada o, de ser admitida a trámite, tratada como “manifiestamente infundada”, según señala el protocolo 25 del Tratado de la Unión Europea.

.