Editors Choice

¿Concentración? nah…El Papa acepta que a veces se queda dormido mientras reza

Para que la próxima vez que acompañen a su tía a misa, tengan un argumento para detener el reclamo de que se la pasaron roncando cual diputado en su curul, va la siguiente información de interés internacional (no tanto): la pose que a veces adopta el Papa Francisco, en la que parece que está entrando en contacto con el mismísimo Todopoderoso, no es otra cosa que un coyotito de proporciones divinas.

Tal como lo leen. El argentino aceptó que, a veces, mientras hace sus oraciones, se queda profundamente dormido… lo cual no lo convierte en un mal religioso, ya que se sabe que personajes que alcanzaron la santidad también se quedaban jetones al momento se echarse su rosario. “Santa Teresa también lo hacía”, señaló el líder de la iglesia católica, pecando de soplón (si es que eso es pecado).

Para acabar de justificar que a veces cae en los brazos de Orfeo, Francisco señaló que los cristianos fueron llamados a sentirse como niños cuando yacen en los brazos de sus padres…el cual es un lugar más que propicio para quitarse el mal del puerco o para echarse un sueñito reparador. Sobretodo si tienen una ajetreada agenda como la del octogenario religioso, quien se despierta desde las 4 am y desde ahí no para sino hasta las 9 pm, hora en que se acuesta.

La nada sorprendente revelación fue hecha por el Papa en una entrevista que forma parte de un episodio del canal religioso TV2000, el cual se transmite por YouTube. Así que resuelto el “enigma” de por qué el líder argentino  cambia el rostro cuando reza… y que esa expresión le dura por largo tiempo. Aunque bueno, para no verse tan descarado, en la entrevista Francisco señaló que si se queda mucho tiempo dormido, es porque “se siente como en los brazos de Dios”.

Claro, en la entrevista el Papa no sólo habló de cómo se jetea en la chamba. En asuntos más críticos, señaló que hay gente que dice ser critiana, pero que nomás pone en mal a la demás banda creyente. Estas personas viven “no digo como animales, sino como personas que no creen en Dios ni en el hombre. Sin fe, haciendo el mal. No viven en el amor, sino en el odio, la competencia y las guerras”.

Comentarios