Noviembre y el futuro económico del país

Por Diego Castañeda

Noviembre es muy probablemente el mes más importante en materia económica que el país ha tenido en mucho tiempo. Este mes  está lleno de decisiones en el país o que afectan de forma directa o indirecta en asuntos trascendentes y, por lo tanto, es un momento muy importante para poner atención a lo que pasa en nuestra economía.

A mediados de noviembre (alrededor del 17) las negociaciones del TLCAN reinician después de 1 mes de pausa por los desacuerdos en asuntos significativos del acuerdo. En específico, los contenidos de valor, los mecanismos de resolución de conflictos y la duración del acuerdo (la famosa sunset clause). En este mes de pausa han existido filtraciones sobre la posibilidad de que la administración Trump sí decida salir del acuerdo y algo que ya sabemos es que las negociaciones, por lo menos, se mantendrán hasta el primer trimestre del próximo año.  ¿Qué significa eso? Significa que el tratado entrará con certeza en la discusión política tanto de México como la de Estados Unidos. También significa que la incertidumbre sobre la economía mexicana va continuar durante más tiempo y eso traerá costos en materia de inversión y lo veremos en la volatilidad del tipo de cambio.

Otro suceso importante que tiene impacto sobre la economía mexicana es la propuesta de recortes de impuestos en Estados Unidos. La administración Trump y el partido republicano han hecho una propuesta fiscal que recorta el impuesto corporativo, proporciona recortes a los más ricos e incrementa un poco los impuestos de la clase media. Para Estados Unidos algunas estimaciones proyectan el impacto de esa propuesta en un agujero de 1.5 trillones de dólares (trillones en inglés) que, para poner en contexto, es aproximadamente el mismo tamaño de la economía de Canadá. ¿Por qué es importante para México? Si esa propuesta terminara siendo aprobada (no es lo más probable), existe la discusión de si México debería o no hacer una reducción en su propio impuesto corporativo para mantener su “competitividad fiscal”. Esta posibilidad es muy problemática ya que México es un país con muy poco espacio fiscal; por lo tanto, lo que pase con esa propuesta en Estados Unidos puede tener consecuencias muy importantes para el país.

Un asunto importante dentro del país que ocurre a final del mes (el 30)  es la salida de Agustín Carstens del Banco de México. La salida del actual gobernador de BANXICO es relevante porque es un elemento adicional de incertidumbre sobre la economía y porque es un momento importante en materia de política económica en el mundo. El mundo está en pleno proceso de normalización monetaria conforme las tasas de interés aumentan lentamente y eso tiene implicaciones para nuestra economía. BANXICO lleva un par de años subiendo tasas de interés de forma agresiva por muchas razones, la normalización en Estados Unidos, la volatilidad del tipo de cambio y el incremento de la inflación en México. Así que un cambio en quien encabeza BANXICO no es un asunto trivial, Presidencia tendrá que moverse con cierta velocidad y proponer un sustituto que sea bien recibido tanto dentro del país como en la comunidad financiera internacional.

Foto: Notimex / Gustavo Durán

Y por último, pero no por eso menos importante, está la discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación que para mediados del mes debería estar cerrada. Este presupuesto es especialmente importante porque será la asignación de recursos que tengamos cuando enfrentemos la incertidumbre económica que vendrá el próximo año. Si pensamos en riesgos latentes, como la de un posible colapso de TLCAN y una posible recesión que lo acompañe, entonces queremos un presupuesto que nos ayude a suavizar los efectos de esa incertidumbre y de ese tipo de riesgos.

Estos cuatro eventos que veremos en el mes son muy importantes y no podemos pensarlos de forma aislada; en distintas formas están interconectados, lo que pasa en TLCAN afecta nuestra política monetaria, afecta la política fiscal y viceversa, por eso mismo es importante prestar atención a la evolución de estos sucesos y cómo impactan en los demás. Si 2018 es un año muy complicado, complicado o un año “normal” será en buena medida por que ocurra en estos cuatro asuntos. Dos de ellos están estrechamente relacionados con Estados Unidos, muestra de lo relevante de esa relación para nuestra economía. Pase lo que pase en noviembre será un mes muy interesante y un preludio para un 2018 aún más.

***

Diego Castañeda es economista por la University of London.

Twitter: @diegocastaneda

Comentarios