Mucha “austeridad” y todo, pero el Senado gasta 168mdp en comidas, viajes y asesores

¿Recuerdan las manifestaciones, los bloqueos viales y la toma de casetas? ¿Los saqueos, los rumores, la desinformación y la psicosis colectiva que el aumento en los precios de la gasolina generaron a principios de año? Nuestras autoridades anunciaron, inmediatamente, recortes y distintas medidas de austeridad para solidarizarse con la ciudadanía. El presidente Enrique Peña Nieto aseguró que a raíz de la crisis, los altos funcionarios se habían reducido en 10% sus percepciones salariales, demostrando así que la austeridad vendría desde arriba.

Los legisladores secundaron la propuesta del mandatario: los diputados se comprometieron a eliminar el bono navideño, cancelar los pagos de telefonía celular y vales para gasolina, además de reducir 25% el gasto en alimentos y cancelar los viajes internacionales, salvo los que fueran “estrictamente indispensables“. En el Senado de la República se presentó un acuerdo de austeridad para reducir gastos en solidaridad con “los ciudadanos de este país”.

Entre las medidas se encontraba reducir, al menos en 10%, el gasto en los siguientes rubros:

1.- Viáticos y pasajes.

2.- Materiales y suministros de oficina.

3.- Servicios de alimentación.

4.- Servicios de telefonía.

5.- Servicios para pagar el consumo de combustible.

6.- Gastos de comunicación social.

El anuncio del acuerdo estuvo muy bonito y todo, pero a la mera hora valió corneta. De acuerdo con un reportaje publicado por el periódico Reforma a finales de julio, apenas bastaron algunos días para que a nuestros senadores se les olvidara la solidaridad. una delegación de diez representantes del Senado —nueve legisladores y un funcionario de la Cámara Alta— viajaron a la República de Fiji del 15 al 19 de enero para participar en la 25 Reunión Anual del Foro. Nuestros representantes se dirigieron al pueblo de Sigatoka y en sólo cinco días gastaron más de dos millones de pesos en vuelos y viáticos

Legisladores alistan viaje a Rusia
Foto: Notimex-Guillermo Granados

De acuerdo con una comparación realizada por Reforma entre el segundo trimestre de 2017 y el de 2016, los senadores gastaron 168 millones de pesos más en el actual periodo en comidas, viajes y asesores. Así como lo leen, a pesar de las tan cacareadas medidas de austeridad, nuestros legisladores terminaron gastando más dinero, en lugar de recortar gastos. Para muestra algunos botones: los senadores duplicaron en este tiempo el presupuesto destinado a comidas (este pasó de 13.25 millones a 28.88 millones de pesos, es decir, aumentó 117.96%). Con este dinero de los ciudadanos se pagaron buffets durante las sesiones ordinarias, además de los alimentos en reuniones de trabajo, cafetería, eventos, etc.

Por otra parte, los viajes de nuestros honrosos representantes pasaron de 15.09 millones en 2016,  a 25.13 millones de pesos este año: ¡un aumento de 66.47%! A pesar de las medidas anunciadas, la nómina de los asesores del Senado siguió incrementándose. La Cámara alta gastó este año 547.43 millones de pesos por concepto de “remuneraciones al personal de carácter transitorio”, 23.86% más que en el periodo pasado. En el bloque de asesoría por servicios profesionales y técnicos, el gasto en la Cámara de Senadores aumentó 60.97%. De acuerdo con la publicación, este año trabajan mil 442 asesores pagados por honorarios legislativos, 72 secretarios técnicos, 304 parlamentarios, 93 de órganos técnicos y 17 del Canal del Congreso.

Comentarios