El uniforme de España para Rusia 2018 podría tener un doble significado

La nueva camiseta de la Selección de España para el Mundial de Rusia 2018 está generando mucha polémica desde su lanzamiento este lunes, gracias a unos rombos azules que tiene, que de pronto parecen ser morados gracias a su fondo rojo y esto tiene implicaciones políticas en el país.

Ante la duda de si es morado o es azul, los medios y las redes sociales en España están colmadas de opiniones y la marca alemana encargada de la manufactura del jersey ya canceló su presentación.

El tema del color se debe a que se asocia a la bandera de la Segunda República, gobierno durante la Guerra Civil de ideologías de izquierda que estuvo en el poder de 1936 a 1939. En España se le vincula a este símbolo con el socialismo, el comunismo y hasta el anarquismo, pese a su denominación de republicanos. Al ser conservador el gobierno español, esto genera una controversia impresionante en el país, pues esta playera será su representación ante el mundo en la competencia global de 2018.

La nueva camiseta de la selección española tiene su encanto. Incorpora un azul casi morado, y recuerda a ese intento republicano de ampliar los colores de la corona de aragón (que son base de la bandera catalana y también de la rojigualda) para incluir el morado de Castilla. Son esas ironías de la historia, y es que la riqueza de España la representa mucho mejor la tricolor que la rojigualda. Lógicamente lo de la selección no es un hecho consciente, sino de pura coincidencia. Pero sin duda es mucho más bonita.

Una publicación compartida por Alberto Garzón (@agarzoniu) el

Y es que parte del problema es que esto llega en una de las situaciones más tensas que ha vivido España en los últimos años debido al refrendo independentista de Catalunya y los hechos que se han suscitado al rededor de ello.

Una parte de los personajes con ideologías liberales se deshizo en elogios hacia la playera, mientras que los más conservadores se mostraron alarmados por los colores y las reacciones en diferentes formas no se hicieron esperar.

Por otro lado, adidas sacó un comunicado en el que asegura que el diseño no tiene connotaciones políticas y que es simplemente un remake de la famosa camiseta española de 1994.

Además se presume que los jugadores, el cuerpo técnico de la Roja y su Federación le dieron su visto bueno hace un año a este diseño. Lo evidente es que esto es un accidente de la marca que fabrica esta playera al no tomar en cuenta el efecto óptico al tener rojo y azul pegados que lo haría parecer morado y seguramente no les pasó por la mente la Guerra Civil mientras la diseñaron.

Cómo ven, ¿es un ardid político o se está exagerando el tema cromático?

Comentarios