Moreira demandará a responsables de informe que lo vinculan con Los Zetas

Con una amenaza de acción legal es como el exgobernador de Coahuila se defiende, luego de que la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Texas difundiera un informe en el que él, su hermano y actual gobernador de la entidad – Rubén Moreira – y los exejecutivos de Veracruz, Fidel Herrera y Javier Duarte, fueran vinculados al grupo delictivo de “Los Zetas”. De acuerdo con dicho informe, los cuatro mandatarios que llegaron al poder abanderando al PRI, habrían recibido sobornos del grupo delincuencial a cambio de protección, permiso para “trabajar” y hasta contratos del gobierno.

En texto difundido ayer en su página Facebook, el buen Humberto señaló que la forma en que fue embarrado en presuntos nexos con “Los Zetas “atenta en forma grave, injusta y directa contra mi honor y el de mi familia”, así como con la forma en que se chin$%ó tantos millones de pesos del erario la labor que ejerció como gobernador del Estado de Coahuila. Además de negar la información basada en testimonios que ofrecieron en juicios miembros de “Los Zetas”, Moreira asegura que la Clínica de DDHH de la Universidad de Texas y su director, Ariel Dulitzky, se negaron a escuchar su versión de los hechos. “Con ello, la parcialidad es evidente y queda descalificado el informe por si mismo”.

Para el expriista del que no se tienen los mejores recuerdos en Coahuila (por algo no ganó en las pasadas elecciones locales) la intención del informe es clara: perjudicarlo. Por ello, advirtió que pondrá en marcha acciones de carácter civil y penal contra quienes “de forma reiterada” socavan su derecho a la protección de honor e imagen… y bueno, de ahí se arranca a señalar la maravillosa forma en que gobernó Coahuila. “Al final de mi mandato, en 2010, Coahuila fue el Estado que más creció de todo México, alcanzando más de 14% anual (…) no dudo en afirmar que toda calumnia, o acusación que trate de poner en duda mi esfuerzo en la lucha contra el narcotráfico es maniqueísmo en estado puro y una falsedad de dimensiones desproporcionadas”.

El otro de los Moreira tampoco tardó mucho en salir a negar las acusaciones vertidas en el informe de la Clínica de los DDHH de la Universidad de Texas. Haciendo caravana con sombrero ajeno, el actual gobernador de Coahuila señaló que la prueba para negar su vinculo con grupos criminales está en el hecho de que los grandes capos que operaban en la entidad fueron abatidos o están en la cárcel… sólo que se le olvidó mencionar que ninguno de ellos fue agarrado por su administración y, por lo tanto, se encuentran en cárceles de Estados Unidos o en prisiones federales de México. Por su parte, en entrevista radiofónica el exgobernador de Veracruz, Fidel Herrera, también hizo lo correspondiente y se deslindó de cualquier nexo con “Los Zetas”… es más – aseguró – durante su administración la delincuencia tuvo un bajón considerable… bueno, sólo un poquito, porque también resintió del “efecto cucaracha” y los grupos criminales de otros estados se le fueron a parar en sus tierras (en las cuales ya no vive, ¿será porque Miguel Ángel Yunes lo tiene amenazado?).

Y nos faltó Javidú… aunque no está en la mejor posición de negar nexos criminales. Pero no dudemos que así lo haga cuando tenga oportunidad.