“¡Ojo con mi Nutella!”: Cambiaron la receta e internet enloquece

Nutella quiso arriesgarse a lo grande haciendo de su producto algo un poco más saludable, pero rápidamente aprendió la lección. La compañía se vio forzada a modificar su fórmula de ingredientes y, después de un experimento fallido, ahora deberá obedecer una regla básica de la vida: nunca, pero NUNCA privar a los seres humanos de aquello que tanto aman y veneran.

La noticia se dio a conocer gracias al Centro de Protección al Consumidor, en Hamburgo, que se dio a la tarea de investigar lo que ocurría con este manjar. De acuerdo con la información que revelaron, la nueva receta consta de un 8.7% de leche desnatada en polvo, en comparación con el 7.5% que tenía anteriormente; luego tenemos un 56.3% de azúcar, en vez del 55.9% que contenía antes.

Para quienes se pregunten por qué sucedió esto, resulta que la marca italiana Ferrero cambió la fórmula porque Turquía le estaba vendiendo las avellanas a un precio poco favorable. Ahora se cuenta con un poco más de azúcar y algo menos de avellanas y aunque todo parecía normal, parece que este cambio no le había gustado mucho los fieles fanáticos de Nutella.

Al ver que el orden natural había sido quebrantado, los guardianes de la rectitud despertaron furiosos y decidieron pelear por lo justo en las redes sociales. Por eso es que se podían observar publicaciones llenas de ira que llevaban el hashtag #boycotNutella, en donde la gente amenazaba con no volver a llenar su estómago con el producto hasta que todo volviera a la normalidad.

Por su parte, Ferrero vio las consecuencias de su error y tuvo que extender un comunicado. En este explicaba que se había realizado “un pequeño ajuste” en la fórmula de su delicioso producto, pero que “la calidad y el resto de sus características siguen siendo las mismas”.

Y así, damas y caballeros, es como termina otro pequeño tropiezo en la larga trayectoria recorrida por Nutella. Ahora sólo nos queda rezar por que su sabor siempre sea bueno y que podamos compartir su amor por el resto de los tiempos.

Comentarios