Comisionado de reconstrucción anuncia “por error” demolición de edificio… llegó borracho, acusan

A poco menos de un mes de que se vaya a corretear la candidatura presidencial, el jefe del gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, ha dejado en buenas manos la tarea de reconstrucción de la Ciudad de México… dijo nadie nunca, después de ver la chapeada forma en que el flamante titular de la Comisión de Recuperación y Transformación, Ricardo Becerra, se presentó ante un grupo de personas damnificadas por el terremoto del pasado 19 de septiembre.

De acuerdo con Excélsior, el funcionario capitalino acudió a un encuentro con personas que han tenido que vivir en campamentos, luego de que su edificio ubicado en Zapata 252, en la colonia Santa Cruz Atoyac, Benito Juárez, resultara dañado por el movimiento telúrico. Según lo informado en primera instancia por Becerra, así – en campamentos – se la tendrían que seguir rifando los vecinos, ya que el inmueble en cuestión tendría que ser demolido…. Sin embargo, el muy buey, digo, Becerra se había confundido y estaba dando el dictamen correspondiente al predio de Saratoga 714, de la colonia Portales.

El error del funcionario no fue para nada bien recibido por los vecinos (y cómo no, si hasta les advirtieron que el terreno sería expropiado, según se oye en el video), por lo que no tardaron en expresar su inconformidad. “Pues un error de datos cualquiera puede tener”, dirán algunos; sin embargo, el detalle estuvo en que la confusión de Becerra aparentemente tuvo que ver con algo más que un traspapeleo. “Vamos a trabajar esto en conjunto, pero le pido por favor que cuando venga, venga en condiciones ¡sí apesta a alcohol! ¡y ya estuvo! No somos un espectáculo”, protestó el hombre que mediaba la reunión.

Horas más tarde, el funcionario mandó un mensaje en Twitter, señalando que el encuentro (o al menos de lo que se acuerda) fue “duro”. Cuestionado por Excélsior, Becerra – quien hace unos días fue presentado por Mancera como el responsable de coordinar la reconstrucción – aceptó que sí se había echado su alipuz… pero no por cuenta propia, sino en una reunión de trabajo que previamente había sostenido, en Tláhuac.  “Los vecinos me ofrecieron un mezcal, pero bueno ya, ni modo, ni modo”. Pues lo mismo si hubieran derrumbado el edificio… ni modo.

Cuando Mancera presentó a la Comisión de Recuperación y Transformación,  indicó que ésta era respuesta contra “ese murmullo de desconfianza” hacia las autoridades y aseguró que, en el corto plazo, cada caso tendría una respuesta precisa de su gobierno, “pero no precipitada”. Por su parte, Becerra secundó al jefe capitalino en su exigencia de más recursos para las tareas de reconstrucción. “La llamada austeridad o disciplina no puede ser el pretexto para no emprender desde ya un masivo programa hidráulico, por ejemplo”. Mancera  dio el plazo de un mes para que comenzaran a verse los resultados del trabajo de la Comisión… de eso van 12 días. Ahí la llevan, ¿no?

Comentarios