Los puntos a entender de los Paradise Papers de Héctor Herrera y Diego Reyes

El tema de los Paradise Papers es muy delicado y muy importante pues embarró a todo el mundo. Entre los involucrados destacaron dos futbolistas de la Selección Mexicana de Futbol.

Diego Reyes y Héctor Herrera salieron como esos “empresarios” que cuentan con empresas fantasmas para la evasión de impuestos. La investigación de la organización Mexicanos contra la Corrupción arrojó a estos dos en casi cuatro mil palabras que explican cómo, cuándo y dónde hicieron esto.

Sin embargo, para la lectura de los que no manejan este asunto puede llegar a ser un poco pesada o poco comprensible. Tantos términos técnicos, palabras no tan comunes y más harían que la gente pierda interés en algo que merece nuestra atención.

Por lo tanto, hay que rescatar algunos puntos y facilitar el entendimiento de esto.

¿Qué son los Paradise Papers?

Foto: Shutterstock

Fue una investigación y filtración masiva de documentos que mostraron al mundo maniobras fiscales. Estos movimientos tienen como razón el evitar el pago de impuestos y así, hacer uso de paraísos fiscales y redes financieras para no cumplir con sus obligaciones ante la ley.

Desde Madonna, Bono y otras figuras hasta políticos y como ahora sabemos Herrera y Reyes están involucrados en esta evasión fiscal.

¿Quién manejó todo esto para los futbolistas?

Foto: Soy Tigre

Su nombre es Matías Bunge, persona que se ha destacado en el mundo por tener relaciones turbias. Se le ha visto involucrado en el fútbol mexicano, pero también en otras cuestiones como en empresas fantasmas, fraudes y hasta relación con el narcotráfico.

Es más, su nombre sale en documentos de la llamada, Estafa Maestra, en donde la empresa Cónclave fue la que recibió millones de pesos para supuestas compras que jamás se realizaron.

¿Cuál es su relación con los jugadores?

Bunge es socio y representante de Héctor Herrera, Diego Reyes y Jesús Manuel Corona. Además, conforme a los documentos que salieron a la luz también es su socio en estas empresas que lo único que hacen es pasar el dinero de un bolsillo a otro.

Por si fuera poco este personaje también estuvo involucrado en el traspaso del Tecatito al Twente y de Reyes al Porto. Con estos dos traspasos se ganó 8.5 millones de euros, tiene derechos de futuras transferencias y hasta cierto porcentaje de sus cartas.

¿Y de qué les servían las empresas fantasmas?

Foto: Shutterstock

Es una cuestión fiscal algo complicada pero que se puede resumir en lo siguiente: dejaron de pagar miles de euros en impuestos.

A pesar de que ellos dos juegan en Portugal, las empresas que cobran por sus derechos de imagen están en el pequeño país de Malta. Esa nación es un paraíso fiscal, pues al recibir dinero del extranjero solo cobran el 5% de la cantidad en contribuciones al gobierno.

Pero eso no es todo. Además de que se estaban ahorrando al menos un 16% de impuestos, también se les devolvía el 100% después. El régimen fiscal de Malta deja que haya una devolución del 100% de los impuestos pagados por una compañía que tenga una subsidiaria. Es decir, los futbolistas se pasaban el dinero de una mano a otra para evitar el pago de contribución.

Otros involucrados

Aunque no lo parezca este asunto está metido en todos lados. Para que nos demos una idea la empresa de Héctor Herrera tiene como socio a Nicholas John Blair, mejor conocido como el hijo de Tony Blair, el ex Primer Ministro de británico.

Después de los Juegos Olímpicos en Londres, Nicky se convirtió en el representante del futbolista y fue quien lo llevó a tierras portuguesa. Ahí crearon Herrera Holdings Limited y Herrera Management Limited, que son el holding y la subsidiaria. Ah y por supuesto, son empresas que solo existen en el papel.

¿Esto es ilegal?

Se podría decir que no porque están dentro de esos llamados “huecos legales”. Por supuesto, esto no significa que esté bien.

Reyes y Herrera ya son residentes fiscales de Portugal porque pasaron más de 183 días en el país. Por lo tanto, tienen obligaciones y derechos, mismos que no han cumplido al crear toda esta red de empresas y movimientos que al final les evitan pagar impuestos.