Zimbabue: Ejército toma el poder, “no es golpe de Estado, es transición pacífica”

Desde hace algunos días, la tensa situación política en Zimbabue había puesto al país africano en el radar de los medios. Y fue esta madrugada que la situación explotó, cuando en transmisión en cadena nacional, el portavoz de las Fuerzas Armadas leyó un comunicado en el que dio a conocer que ha tomado el control de la ciudad capital, Harare, así como de edificios gubernamentales y medios de comunicación. Además – y más importante – se informa que el presidente, Robert Mugabe, se encuentra bajo arresto.

¿Un golpe de Estado? Todos los elementos apuntan a sí. No obstante, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), señalan que “no hubo golpe de Estado, sino una transición pacífica y sin sangre”. Resultado de este movimiento, se logró la detención de “personas corruptas y deshonestas”, así como el arresto de “un hombre de la tercera edad”, esto último, en referencia a Mugabe, hombre de 93 años que desde hace 37 se mantenía en el poder.

Algo que llama la atención de los mensajes emitidos en Twitter por la ZANU-PF, es el hecho de señalar que Mugabe es un hombre “aprovechado por su esposa”. Con información de El País, esto se esclarece, ya que desde hace tiempo Grace Mugabe – de 51 años – se perfilaba para ocupar el cargo del nonagenario presidente, pese a ser más conocida por sus “derroches y vida de lujo, que por su capacidad política”. Debido a la deteriorada salud de Mugabe, se rumoraba que era la primera dama quien realmente despachaba: “dicen que es Grace quien gestiona los asuntos de Estado y se ocupa de ciertas decisiones. Mientras el partido en el poder se desangra en luchas intestinas, el propio presidente colma de elogios y responsabilidades a la primera dama, en lo que se interpreta como una maniobra dinástica”.

Por lo anterior, no es de sorprender que la ZANU-PF, también haya decidido arrestar a Grace Mugabe, previéndose que será el exvicepresidente Emmerson Mnagngawa quien tomará el control del gobierno de manera interina. “Ni Zimbabue ni ZANU son propiedad de Mugabe y su mujer”, señala el frente militar.

Mientras en la residencia del presidente Mugabe se escuchaban disparos y explosiones, en la cadena de TTV nacional apareció Sibusiso Moyo para informar que el mandatario y su familia se encontraban a salvo, aunque esto no ha sido confirmado por el grupo cercano al presidente. A pesar de que circulan imágenes de uniformados tomando edificios de gobierno en la capital Harare, así como vías de comunicación, las fuerzas insurgentes aseguran que esta transición se llevará a cabo sin derramamiento de sangre. “Tan pronto como hayamos cumplido nuestra misión, esperamos que la situación retorne a la normalidad”.