Aquí nos tocó vivir

A pesar de sus estudios, millennials tienen menos oportunidades de tener buen empleo

Los millennials son definidos por la Oficina de Censos de Estados Unidos como todas aquellas personas nacidas entre 1982 y 2000; es decir, ciudadanos que actualmente tienen entre 17 y 35 años. Sobre esta generación se ha dicho de todo y también se le ha impuesto una serie de prejuicios. Que si llegan tarde al trabajo, que si exigen beneficios antes de dar resultados, que si buscan desesperadamente convertirse en jefes, que si no se concentran, que si no saben trabajar en equipo, que si son egoístas, desleales, desinteresados y hasta que les huelen los pies. Los millennials, para muchos, son el mismísimo diablo.

De acuerdo con un estudio publicado a principio de año por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) las inquietudes de este sector de la población no son muy distintas a las de los trabajadores de otras generaciones: buscan trabajar en la formalidad y tener prestaciones atractivas, jubilarse entre los 60 y 64 años y recibir una buena pensión. De acuerdo con un estudio realizado por el banco Credit Suisse, publicado ayer 14 de noviembre, los jóvenes pertenecientes a esta generación tendrán dificultades para ganar más dinero y encontrar mejores empleos que sus padres, a pesar de contar con más estudios y capacitación.

Millennials
Foto: Shutterstock

Los millennials, indica el análisis, batallan con reglas de préstamos más estrictas, menor movilidad de los ingresos y un incremento en los precios de las viviendas. La institución financiera relató en su informe, titulado “Riqueza Global”, que los empleos mejor remunerados están en manos de los baby boomers (personas nacidas entre 1946 y 1964). Los millennials tienen menos ingresos que sus padres a su edad, no tienen propiedades y flaquean en “otras dimensiones de bienestar”, indicó Credit Suisse. Debido a estos factores, únicamente los millennials con “grandes logros” y que se desempeñan en “áreas lucrativas”, como finanzas y tecnología, tienen mejores perspectivas de empleo y vivienda que sus padres.

Comentarios