The xx demuestra porqué son los favoritos en los festivales de música

Podemos decir que tres discos en 8 años no son nada, pero The xx ha demostrado que cada una de sus producciones han valido la pena. Y es que después de su presentación en el Pabellón Cuervo en abril, la banda aseguró que regresarían a México, y qué mejor que para el Corona Capital 2017, donde fueron los encargados de cerrar los shows del Día 1 en el escenario Doritos.

Si bien se tenía previsto que la banda saliera a escena a las 10.00 pm, hubo un retraso de casi 25 minutos. Sin embargo, a pesar de esto la gente en ningún momento se movió y cada vez la concurrencia era mayor. En el lapso de espera, hubo una sorpresa para todos, pues por si no lo notaste, en el festival hubo una pantalla alegórica a la portada de I See You, el disco más reciente de The xx en el que todos podían tomarse fotografías sin saber que estaban siendo grabados. Ya al final del día y antes del performance del trío británico, en las pantallas aparecieron todas (o casi todas) las personas que se tomaron fotos ahí. Un momento de sorpresa cortesía de The xx y Sopitas.com.

Mientras ocurría todo lo anterior, llegó un momento en el que las luces se apagaron y, fue ahí cuando Jamie xx, Romy y Oliver, echaron toda la carne al asador al comenzar con temas de su álbum debut, “Intro” y “Crystalised”, para luego dar paso a los temas de I See You. 

Ya entrados en calor, Oliver se detuvo para dirigir unas palabras a todos los que estaban ahí, pues ni él ni Romy podían creer lo que veían: una multitud entregada, emocionada de estar, de verlos, de gritar, de expresar los sentimientos que cada canción les provocaba y sobre todo, anhelantes de más dosis de The xx. Todo era muy responsivo, muy recíproco tanto de escenario a público como de público a escenario. “Amamos mucho México, ustedes son increíbles. Estamos felices de estar de regreso en este país cuyo público es muy entregado, donde sentimos el amor”, dijo Oli. Posteriormente habló Romy: “A toda la gente que le cueste trabajo decir las cosas, esta canción es para ustedes”, y así comenzó a sonar “Infinity”, para seguir con “VCR” y “Fiction”, una de las canciones del segundo disco de la banda, Coexist (2012).

Si bien todo era casi perfección en el escenario de Doritos, la gente poco a poco comenzó a irse para ver a Foo Fighters, quienes comenzaron poco después de que empezaran a sonar The xx. Pero con todo y esto los ánimos no decayeron, pues en “Shelter”, Jamie xx tomó el mando y comenzó a realizar improvisaciones cargadas de beats que pusieron a bailar a todos.

Cabe destacar que este tipo de improvisaciones no son novedad en los gigs de The xx en festivales. Cuando vinieron al Corona Capital 2013, la banda igualmente realizó una serie de remixes para no dejar que su música tranquila, relajante, melancólica, cargada de amor y sentimiento, dejara a todos lo suficientemente relajados como para no moverse y solo ver. Con esta premisa fue como también sonaron canciones del proyecto en solitario de Jamie, entre ellas “Loud Places” -para la cual Romy presta su voz-, y el remix que él creó especialmente para “Hold On”, rola que a su término hizo que alguien del público aventara una bandera gay y que Romy la recogiera, extendiera y agradeciera por el recibimiento.

“Gracias por la pasión que le ponen esta noche. Amo la combinación de la bandera con nosotros. Quiero que sepan que todos ustedes, allá al fondo, a los costados, en medio, aquí en frente (cada que mencionaba un lado la gente comenzaba a gritar), quiero que sepan que los vemos (un giño al nombre de su último disco, I See You), los amamos. Cuídense y canten esta canción con nosotros”, dijo Romy, para que luego comenzaran los sonidos ambient característicos de “Angels”, la canción, por decir menos, más famosa de The xx; y esto lo decimos no solo porque en los listados de plataformas de streaming esté en primer lugar, sino porque cuando comenzó a sonar, la gente gritó a todo lo que dio y cantaron cada estrofa. Algunas parejas se abrazaban, otras se besaban, otros solo miraban atentos y, una vez que terminó, los verdaderos fans, los que esperaban con ansias este día porque o son muy fans o no pudieron ver a The xx en Pabellón Cuervo, quedaron con un buen sabor de boca, satisfechos. Para ellos la noche había terminado. No existían Foo Fighers ni nada más que ver.