CutOut Fest 2017: donde lo digital es todo un arte

El medio no importa, sino el sentido con el que hago las cosas. No son sólo objetos o imágenes, también comparten una narrativa, tienen valor mucho más allá de la técnica”, eso nos dijo Nef Espino, mejor conocido como Lepapel durante la novena edición del CutOut Fest, la fiesta que celebra la belleza de la animación y el arte digital.

Sin embargo, no es tan simple como parece. Esa respuesta viene de una especie de dilema que todos los ilustradores y animadores, al menos una vez en su vida, han enfrentado: ¿lo digital puede considerarse como arte? “Mmm N-O”.

Lepapel es un reconocido escultor, muralista, ilustrador, productor y ¿artista? que con sólo agregarle movimiento a sus imágenes, las convierte en animación. Pero esas piezas son algo más, son una historia, una emoción, una pasión que, de acuerdo con él, lleva tiempo y experimentación, mucha experimentación, dos cualidades de cualquier obra artística “común” como un filme o una escultura.

 

Cabeza gigante de lepapelino para el @cutoutfest ✨✨✨✨ #unicel#cutoutfest #artinstallation #sculpture

Una publicación compartida por Lepapel Por Nef Espino (@lepapel) el

“Lo importante de mi no es la técnica o que me cataloguen como ilustrador, quiero transmitir un mensaje completo”. Algo así como Björk, dice. “Cada disco de ella es como una versión nueva de sí misma. Siempre está innovando. Fue la primera en sacar un disco junto a una aplicación para móviles, en hacer un video de 360º, entre otras cosas. Siempre es la primera en hacerlo todo”.

Y sí, tiene razón. La islandesa es el ejemplo perfecto de que de la experimentación nace lo digital, y lo digital es todo un arte. Basta con ver y escuchar su último proyecto musical (y visual), así como basta ver los trabajos de Lepapel para entender que detrás de todo un proceso “computarizado”, hay una historia que contar y eso es lo que lo convierte en arte.

Como Björk y Nef Espino hay un sinfín de artistas que constantemente deben defender su trabajo y convencer a algunas personas de la vieja escuela, que lo que hacen merece y debe catalogarse como una obra de arte y no como una simple pieza que bien podría perderse en la infinita nube del internet…

Por eso el CutOut ha sido, durante nueve años, un festival tan importante a nivel nacional e internacional, porque permite que los artistas digitales y animadores, aunque sea por unos días, dejen de intentar convencer a los demás y tengan la oportunidad de mostrar, con todos sus píxeles, la belleza detrás de lo digital.

Al final, los medios tradicionales y digitales, sirven para expresar lo que siempre será humano.