20 años de ‘Anastasia’ y de cómo estaba planeada para ser más oscura

Un 21 de noviembre de 1997, Anastasia, la cinta animada, fue estrenada en los cines de todo el mundo. Desde entonces, Fox Animation Studios logró reunir 139 millones de dólares y además, esta película se convirtió en su legado más memorable. ¿La razón? Era una historia de una princesa perdida pero que se basaba mucho en lo que le había sucedido a la dinastía de los Romanov, de Rusia. Ante esto, el guionista Bruce Graham, habló con The Hollywood Reporter sobre lo que en realidad quería hacer con la historia de Annia.

En el filme se asegura que Anastasia está viva y que su abuela, la zarina María, está buscándola. Sin embargo, hay alguien que quiere destruir hasta el último de los Romanov, y ese es Rasputin (de quien te hablaremos más adelante). Aquí entran una serie de personajes que poco a poco ayudan a Annia a encontrar no solo a su familia, sino también el amor, sin embargo, de acuerdo a lo que contó Graham, para él fue muy difícil escribir la historia pues debía tener amor, un cuento de hadas que al final tendría un final feliz, cosa que la historia original no tiene. 

“Pensé que esto debería de haberlo escrito una mujer, porque no sé lo que es querer ser una princesa. Y para ser honesto, pensaba que era una idea tonta. Está basada en una niña rusa muerta, ¿sabes?”, explicó, para después decir que la historia original “era muy adulta, muy basada en la realidad. Trataba sobre política, sin magia o comedia”, y ellos tuvieron que convertir esta historia en un romance con murciélagos que hablaban: “La mayoría de todo esto lo escribí en la Costa Este. En una habitación estaba con Susan Gauthier y escribí la cacería de Bartok (el murciélago) con Rasputín por Anastasia mientras iban en el tren. Del otro lado de la habitación, los otros escritores estaban haciendo una historia de amor. Y después, a la hora de comer, intercambiábamos las páginas”. 

Por si todavía no sabes de qué va la historia de los Romanov, te contamos que fueron una de las familias que se establecieron en Moscú en el siglo XVII y que gobernaron hasta 1917, cuando se llevó a cabo la Revolución rusa producida en el marco de la Primera Guerra Mundial, que obligó al zar Nicolás II a abdicar al trono pero no solo eso, pues tanto él como su familia fueron asesinados por los revolucionarios bolcheviques meses después de la abdicación y del arresto domiciliario que tuvieron en su palacio. A esto se le conoce como “La ejecución de la familia Romanov”, la cual sucedió en la madrugada del 17 de julio de 1918, tres meses después de su arresto domiciliario.

Durante años, se especuló que Anastasia, una de las hijas de Nicolás, había sobrevivido a la revolución debido a que los encargados de asesinarlos tenían instrucciones de mutilar y esconder los cuerpos para que no pudieran ser reconocidos. Después de asesinarlos, los restos fueron aventados en fosas que años después, dejaron a la vista que faltaban dos cuerpos: el de Anastasia y su hermano Alexander, heredero al trono. Años más tarde, algunas mujeres que aseguraban ser la princesa y varias pruebas de ADN después, se determinó que en efecto, aquella mañana todos los Romanov habían muerto.

También está la historia de Rasputín con los Romanov, que no, no es un brujo que era amigo de la familia y que comploteó para que fueran destruidos. En realidad, él era el íntimo consejero de la zarina Alejandra, quien quedó encantada con él luego de que aliviara los malestares de su hijo Alexander. A partir de entonces la esposa de Nicolás II hizo que Rasputín se quedara en el palacio y conviviera con sus cinco hijos. Especialmente las cuatro princesas Olga, Tatiana, María y Anastasia, quienes eran vistas por él mientras estaban en camisón; ellas jugaban con él, lo abrazaban, acariciaban y le enviaban cartas.

Muchos en palacio no veían bien este tipo de actitudes ni de parte de la zarina Alejandra, ni de las doncellas o Rasputín, por ello el zar Nicolás tuvo que pedirle que abandonara San Petesburgo por un tiempo y en ese lapso, él reveló las cartas que las cinco mujeres Romanov le enviaban. Anastasia especialmente, le escribía cartas en las que le decía: “Mi querido, hermoso, mi único amigo. Cuántas ganas tengo de verte otra vez. Hoy he soñado contigo. Siempre le pregunto a mamá cuándo vendrás… Pienso en ti siempre cariño, porque eres tan bueno conmigo”. Así que más que vengar la muerte de su familia como lo maneja la película, Rasputín era visto com un “amigo amoroso” por Annia y no como el responsable de la desaparición de sus seres queridos.

 

Comentarios