NFL en México: La historia detrás del jersey de México y Marshawn Lynch

Imagina irte a la cama tal y como como cualquier otro día. Sólo para despertar y ver tu cara convertida en un meme y un video que suponía ser privado, publicado en medios como Barstool, SB Nation o Copa 90.

No, no es un capítulo de Black Mirror, sino mi mañana de este martes, después de haber grabado un video sobre la NFL en México durante todo el domingo en el Estadio Azteca.

¿Mi misión especial?

No era otra más que disfrutar de un partido de los Raiders y de paso, entregarle a Tom Brady el jersey de la selección mexicana de fútbol como un gesto de disculpa, a nombre de todos los fans de México que nos sentimos apenados cuando nos enteramos que el director de La Prensa le había robado su jersey durante el Super Bowl 51.

Así que tras tres horas de sufrimiento en el partido, teníamos todo preparado: el uniforme de la selección mexicana listo, y esperábamos a que el reloj terminara en ceros para poder correr al terreno de juego en busca del QB de los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Sin embargo, cuando llegué frente a él, me ignoró EPICAMENTE.

Y ¿Qué haces?

Ya estas ahí y tienes el jersey de México y segundos para actuar.

Al horizonte, del otro lado de la cancha alcancé a ver Marshawn Lynch, corredor de los Raiders, quién previo al partido, se sentó durante el himno de los Estados Unidos como parte de las protestas contra el racismo y la discriminación, sólo para ponerse de pie y honrar al himno nacional mexicano cuando comenzó a sonar en el Estadio Azteca, un gesto, que contrario a lo que Donald Trump piensa, todos queríamos agradecer.

Lynch NUNCA habla con la prensa, así que mientras me dirigía hacía el, pensaba en que me iba a sorrajar un trancazo o algo así. Sin embargo, Lynch entendió el gesto, y no sólo aceptó el jersey, sino que comenzó a hablar, a hablar y hablar……….

Que qué dijo?

Si les soy honesto, en el momento sólo le entendí que dijo quesadillas y enchiladas y durante todo el lunes tratamos de descifrar lo que nos dijo.

Compartí el clip con un amigo por WhatsApp y me fui a dormir pensando en que todo estaría bien.

Al amanecer, todos sabemos lo que ocurrió, y no solo eso, sino que gracias a la viralización de este video, podemos saber que, aunque parezca lo contrario, el gesto de Lynch, era de agradecimiento.  Este es el video con toda la odisea.