En diciembre, Monreal dejará la Cuauhtémoc: “voy a leer y a descansar mucho”

Aceptó que lo hayan dejado sin el hueso que querían y aceptó quedarse en Morena… pero que se ponga a trabajar, ni pensarlo. Pese a que Ricardo Monreal confirmó que no pretende ir por una candidatura para la Ciudad de México y que no cambiará de partido, lo que no hará es chambear para el cargo que le confió la ciudadanía. Lo que tiene planeado para los próximos meses (antes de volver a trabajar por sus intereses propios… digo, antes de colaborar en la campaña de AMLO) será descansar… pues como ya no hay nada qué hacer en la delegación Cuauhtémoc.

Entrevistado en la Plaza Garibaldi adonde fue a ver qué podía gorrear, ahora que es la celebración de Santa Cecilia, patrona de los músicos, el delegado aprovechó para que los mariachis le dedicaran “Las Golondrinas” y así anunciar que en diciembre abandonará su cargo en la Cuauhtémoc. “Me siento tranquilo y consciente de que no hay nada. Consciente de que puedo ir a la banca, a lo mejor es hora de un receso. Me voy a ir en diciembre para que los trabajos de la delegación no se interrumpan. Todo va a continuar bien”, aseguró.

Cuestionado sobre qué pasará con el proceso de reconstrucción que tanto cacareó en los videos que subió a Facebook, Monreal dijo que ahí la lleva… qué más quiere la gente: en lo que respecta a calles, le faltan como 700 para rehabilitar las mil 300 que necesitaban una manita de gato. Además, ya se echó la mitad de mercados que tenían que ser arreglados. “Me voy pero el trabajo institucional va a seguir”.

Pero qué les sorprende. Haciendo un poco de memoria, en todos los videos que sacó después de que en Morena lo mandaron a donde muchos de sus gobernados quisieran mandarlo (cuando no le dieron la candidatura para la CDMX) el de la Cuauhtémoc siempre manejó tres posibilidades para su futuro: la candidatura del PRI, la candidatura del Frente Ciudadano o… seguir en Morena. Nunca mencionó que “podría” continuar en la delegación Cuauhtémoc haciendo la chamba que le encargaron aquellos que – suponíamos – deberían de ser prioridad para cualquier político: los ciudadanos. Nahh, esos güeyes qué, con ellos no asegura hueso. Y todavía, en su anuncio, remató diciendo que ya no tiene nada qué hacer en la CDMX… pero aun así, se va a quedar: “quiero mucho a la Ciudad de México aunque no tenga puesto (¡¡¡eres delegado güey!!!). Quizá vaya a un receso. Voy a leer y dormir mucho, traigo un déficit de sueño. Voy a disfrutar a mis nietos”, concluyó.

En fin, para que vean que sigue siendo chévere, Monreal señaló que la ciudadanía será la encargada de elegir a su sucesor y, además, en qué fecha exacta quieren que abandone el cargo. ¿De casualidad no dejará que también elijan a dónde quieren mandarlo?

Comentarios