Quédense con quien los mire como Videgaray a Meade: “es uno de los mexicanos más talentosos”

Y si lo sabe Dios, que lo sepa el mundo: en un acto de profunda lambisconería muestra de admiración, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, reconoció las razones por las que él no es el hombre que tiene las posibilidades de convertirse en candidato presidencial del PRI. Cómo va a atreverse a pensar siquiera en ocupar tal cargo, si – por lo que se ve – este sexenio el requisito para ser abanderado del tricolor es casi, casi, ser semi-dios.

Frente al cuerpo diplomático acreditado en México, Videgaray no se aguantó lo que se ve que traía clavado desde hace días. Así, al tomar el micrófono se desvivió en halagos, adulaciones y nada favorables comparaciones para quien se perfila como el nuevo ídolo de la chaviza. “Uno de los mexicanos más talentosos, más preparados, con una trayectoria implacable y que ha sido protagonista de las transformaciones y de los éxitos de las políticas públicas de México en las últimas décadas (…) y que hoy conduce con gran inteligencia disciplina, patriotismo y visión de Estado, la política macroeconómica de México”.

Con tamaña descripción, todo mundo nomás volteaba para todos lados, pera ver a qué hora salía El Santo… sin embargo, Videgaray bajoneó al respetable al señalar que a quien se refería era nada menos que José Antonio Meade… el flamante secretario de Hacienda. Ohh, es que ustedes no lo ven con los ojos del canciller. Para él, Meade es el responsable de “que hoy México tiene rumbo, tiene estabilidad y tiene claridad en las decisiones de la política económica”…

En evento que usualmente se realiza a puerta cerrada y en algunos de los Estados de la República (la reunión anual con los embajadores extranjeros), Videgaray dio una muestra más de que, a pesar de que Nuño y Osorio Chong también serían excelentes candidatos presidenciales (dijo nadie nunca), Meade va que vuela para ser el “destapado”… eso o que Videgaray quiere ser como él cuando sea grande: puedo ser testigo fiel, no solamente de su inteligencia notable, de su extraordinaria preparación y experiencia, sobre todo de sus valores, siendo el más importante de todos la integridad y el patriotismo”.