El futuro de los vehículos: la NASA y sus llantas que cambian de forma

La rueda es conocida por ser uno de los inventos más determinantes en la historia de la humanidad. La hemos visto cambiar su diseño, adquirir nuevas cualidades y revolucionar el modo en que nos movemos en distintos vehículos, que hasta la fecha se han adaptado a todo tipo de terrenos.

Como todavía no nos transportamos en naves al estilo Los Supersónicos, la NASA ha decidido dar un paso adelante, presentando su nueva llanta que se moldea de acuerdo a la superficie donde esté.

Conocido como Spring Tyre, este neumático está hecho a base de cientos de alambres de una aleación denominada “shape memory”. En pocas palabras, es una especie de malla especial que adapta su forma física a terrenos llanos, pedregosos, arenosos y etcétera. Puede deformarse de muchas maneras, pero siempre regresará a su apariencia original; algo así como una pelota semi-desinflada que rueda en la graba, pero con la resistencia de un metal fuerte.

Esta maravilla es fuerte y ligera al mismo tiempo, así que no presentará problemas como deterioro por pinchaduras y cosas de ese estilo. Además, las pruebas con vehículos de la NASA han demostrado que tiene buena tracción y excelente durabilidad, por lo que no comprometerá la velocidad con la que estos se mueven.

Llanta especial de la NASA
Fotos de la NASA

En un principio, los prototipos se fabricaron a base de alambres de acero y estos se deterioraban rápidamente en terrenos rocosos. Por eso decidieron probar con nitinol, una aleación de níquel y titanio que ha mostrado excelentes resultados, ya que es capaz de absorber impactos fuertes y brindar buena movilidad.

“Este material tiene una característica única que le permite regresar a su forma original debido a una reconfiguración atómica para restablecerse después de varias deformaciones”, dijo Santo Padula, un científico de materiales en la NASA. Esto nos permite experimentar con 30 deformaciones diferentes a lo que podríamos hacer con materiales convencionales sin conseguir un cambio de forma permanente”.

Los experimentos con las llantas comenzaron desde 2013, cuando la organización detectó ciertos problemas relacionados con daños en el Curiosity durante sus expediciones en Marte. Obviamente, el objetivo ahora es que se puedan hacer recorridos en todo tipo de terrenos mientras se cargan materiales mucho más pesados de lo usual.

Curiosity

Todavía no se sabe si las spring tyres llegarán a tener otra función con vehículos convencionales, pero tenemos la sospecha de que así será. Después de todo, no se necesita viajar a otros planetas para enfrentar problemas con las llantas del coche.