‘Utopia’ es una metamorfosis del amor, el arte y Björk

Estamos enamorados de esta nueva faceta mágica y suave de la islandesa representada en su nuevo disco. Utopia en su totalidad, compuesto de 14 canciones, es una verdadera belleza de la música, y por lo poco que hemos visto, también lo es de las artes visuales.

Sin embargo, ahora estamos hablando del disco, y lo que podemos decir es que nos maravilla la vuelta que ha dado su música, su voz y las intenciones de su disco comparados con otros. La canción “Saint” y “Utopia”, que le hace honor a su nombre, se convierten en un festín de sonidos que celebran la vida y las ideas de perfección que siempre intentamos alcanzar. No queremos decir que estos tracks y todas las canciones sean perfectas, nada de eso, sino que simbolizan la búsqueda de un ideal, y eso, es lo que nos hace humanos.

Quizá sea muy arriesgado asegurar que Björk (en conjunto con Arca) ha alcanzado en rolas como “Body Memory”, “Arisen My Senses” o “Tabula Rasa” representar lo intangible; sin embargo, sería una mentira negarlo. Su música en todo el disco es una reflexión enorme del amor, la feminidad, la libertad, el medio ambiente, la tecnología y las consecuencias de la destrucción.

Las arpas, flautas, vacíos, sintetizadores y sonidos de ambiente difieren totalmente de sus composiciones y materiales pasados, por no decir oscuros, a los que la islandesa nos tenía acostumbrados desde que se lanzó solita al ruedo en la década de los 90 y que marcó con su disco Vulnicura de 2015 en el que aparecieron las máscaras y el desamor.

Ahora, dos años después, llega este nuevo disco con unas máscaras mucho más ligeras que muestran una especie de metamorfosis en todos los aspectos de la cantante, su arte y la concepción del amor y la convivencia, así como su íntima relación entre la naturaleza, la tecnología y la esperanza que surge a partir de su eterna interacción: “Imagine a future and be in it… see this possible future and be in it”. Utopia, en pocas palabras, es un disco de humanos y sociedades

Si quieres digerir Utopia de un sentón, quizá este disco no sea para ti. A Björk le debes dar su tiempo y espacio para que en verdad, con sólo sonido, pueda transportarte a esa isla utópica donde “las plantas tienen boca y crecen en tus manos”.

 

Comentarios