Elbow – The Best Of: Un intento por encontrar un poco de luz, en un oscuro mundo

Por alguna razón, Elbow es de esas bandas que no suelen venir tan pronto a nuestra mente cuando hablamos de bandas británicas, sin embargo, basta con dar play a su recién salido álbum de The Best, para darse cuenta de la trascendencia que ha tenido a lo largo del nuevo milenio.

No en vano, tres de sus siete discos han sido considerados para el Mercury Prize (que año con año reconoce al mejor álbum británico) además de haber ganado el Ivor Novello (que desde mediados de los cincuenta premia la composición y estructura de canciones) por mejor canción letra y musicalización de ‘One Day Like This’ y  por supuesto los múltiples reconocimientos por su aportación a la música británica.

Cuando hablamos de Elbow, hablamos de esa voz esperanzadora de Guy Garvey, de la hermandad de Craig y Mark Potter y el bajo de Pete Turner, pero sobre todo de una banda que siempre busca exponer y explorar la música a través todas sus capas, pero no solo ello, sino que a través de sus casi 30 años de carrera han sabido convertir los desaires en nuevas oportunidades.

Guy Garvey Corona Capital
Guy Garvey (vocalista de Elbow) en el Corona Capital / Foto: rodrigo Jardon

Cuando en 1997 se perfilaban para editar su disco debut bajo la sombrilla de Island Records, descubrieron que el sello había sido absorbido por Universal Music, y en consecuencia, su disco había sido descartado por la discográfica, así que el cuarteto de Manchester no tuvo otra más que abrirse paso mediante tres EPs editados de manera independiente, antes de llegar al ahora extinto V2 para editar ‘Asleep In The Back’, que les valió su primera nominación al Mercury Prize y sobre todo, en uno de los consentidos de la gente, con canciones como ‘Newborn’ que en su momento, se convirtió en uno de los primeros himnos del nuevo milenio.

En el 2002, aprovecharon su presentación en Glastonbury para grabar el cántico de las masas en ‘Grace Under Pressure’, un momento que terminó inmortalizado en el título de su segundo disco: “Cast Of Thousands” que incluye joyas como Fallen Angel o Ribcage.

Posteriormente, llegaría el optimismo con “Leaders Of The Freeworld” (si me preguntan, mi menos favorito) que antecede al que tal vez sea su obra maestra: “The Seldom Seen Kid”, que les encumbraría precisamente como una de las grandes bandas británicas del Siglo 21.   Le siguió el “Build a Rocket Boys!”que les valió una nueva nominación al Mercury Prize y finalmente, “The Take Off and Landing Of Everything”, y digo finalmente, porque ese fue el disco que marcó el fin de una era para el grupo, pues cuando se preparaban para grabar Little Fictions a principios del año pasado, Richard Jupp, decidió hacerse a un lado.

Elbow en el Festival Corona Capital
Elbow en el Corona Capital / Foto: Rodrigo Jardon

“La salida de Richard fue difícil, pero fue su decisión y a final del día todo se acomodó para que esa fuera la mejor decisión para todos. De cualquier forma estuvo 25 años con nosotros, así que no podemos decir que echó la flojera”  dice Guy Garvey minutos antes de subir al escenario en el Corona Capital.

La salida de Jupp significó nuevos retos para el grupo y de nueva cuenta la posibilidad de convertir un desaire en una nueva oportunidad, que quedó marcada en el colorido “Little Fictions” editado a principios de este año.

Meses después, Elbow visitaría finalmente nuestro país, y lo haría en la antesala de presentar su primera compilación de éxitos, una compilación en la que a diferencia de lo que suele ocurrir con muchos Best Of, los integrantes del grupo estuvieron completamente implicados.

“Fue un placer hacerlo, escuchar todo nuestro catálogo. Algunas canciones las seguimos tocado en vivo, pero hay muchas otras que no habíamos escuchado en mucho tiempo. Y cuando lo haces, te das cuenta de lo mucho que hemos cambiado.  Mi voz, no es la misma que hace 15 años, y nosotros no somos los mismos músicos de ese entonces”.

Elbow The Best Of

Mark Potter, guitarrista de la banda, fue el encargado de curar el track list, que, aunque en esta época le preste atención a estos detalles, no se puede ignorar la manera en la que las canciones se van entretejiendo de cierta forma que nos hacen cuestionar ¿cómo diablos es que Elbow es una banda tan subvaluada hoy en en día?

“Cuando escuchamos nuevas bandas, y nos dicen que se formaron escuchándonos a nosotros, es muy especial, y cuando me preguntas, como es que seguimos juntos después de 30 años, la respuesta es que lo hacemos porque seguimos disfrutando de nuestra compañía y de seguir haciendo cosas juntos.”

 Para muchos, Elbow es una palabra horrible, tal vez el peor nombre para una banda, pero 30 años de carrera, siete discos y un Best Of de 28 canciones después, podemos decir que Elbow sigue siendo amor y de alguna forma, este Best Of no es más que un guiño, para repasar sus éxitos, su discografía, su historia y por supuesto, descubrir otras obras y canciones.

Comentarios