El mega hackeo de UBER pudo afectar a clientes de México

No sabemos qué enoja más: si el robo de datos de 57 millones de usuarios y conductores, el silencio por parte Uber a lo largo de un año o la alta posibilidad de que algunos mexicanos se hayan visto afectados por este hackeo.

El golpe cibernético a la empresa privada de transportes se dio a conocer el martes 21, cuando la compañía reconoció que había ocultado el robo de datos que ocurrió en el 2016 y en el que se llevaron información como nombres, direcciones de correo electrónico y números de teléfono, así como 600.000 licencias de conducir de Estados Unidos.

 

Para el jueves 23,  el número de  quejas de clientes de Banco Azteca y Banorte por cargos no reconocidos procedentes de Uber ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Servicios Financieros (Condusef), había aumentado considerablemente según información de Forbes.

Los usuarios denunciaron el robo de los datos bancarios y cargos de hasta 80 pesos, realizados durante el 2016 y 2017.  La Condusef  se encuentra investigando si más usuarios y conductores  mexicanos pudieron ser afectados.

 Aunque a la Comisión no le compete la investigación en contra de Uber, ya se ha encargado de entablar conversaciones con las instituciones financieras mexicanas para analizar la repercusión de los gastos no reconocidos y recomienda a los usuarios checar sus estados de cuenta para ver que no les hagan un cargo no reconocido a sus tarjetas de crédito.  Por otra parte, Mario Di Constanzo, presidente de la Condusef, declaró que “Si hubo un problema de hackeo, en un periodo de tres meses se van a empezar a materializar los casos de cargos no reconocidos, tomando como fecha esta semana” por lo que habría que esperar un poco.