Natalia Lafourcade logró anoche el mejor homenaje al folclor mexicano

Por: José Carlos López Figueroa
Fotos: Dayron Arzate (Roberto Cantoral)

Si tuviéramos que describir con una frase el concierto de Natalia Lafourcade ayer en el Centro Cultural Roberto Cantoral, sería algo así como: ‘El día en que Natalia Lafourcade hizo de sus fans una gran familia’, y sí, la magia que plasmó en el escenario hizo que todos los asistentes se sintieran como en casa desde el inicio del show. Qué bonito es lo bonito.

Pero vayamos por partes. El CCRC estaba a reventar, por eso de las 7:30pm apagaron luces y el show empezó con un minidocumental en el que nos presentaban un poquito de la historia entre Los Macorinos y Natalia Lafourcade, desde cómo fue la invitación, hasta la experiencia de trabajar juntos, y claro, el hermoso resultado que esta gran colaboración le regaló a la música.

 

Después de este documental fue turno de Miguel Peña y Juan Carlos Allende, Los Macorinos, de salir al escenario. Y desde el momento en el que agarraron su instrumento, demostraron por qué Chavela Vargas los contrató desde el 2004 para formar parte de su banda base hasta el último de sus días.

Al terminar la pieza introductoria de Los Macorinos (Vals Poético), era tiempo de que saliera la estrella de la noche, y ante una gran ovación del público apareció Natalia Lafourcade. ‘Buen viaje a todos’ decía a los asistentes, deseando que esa noche fuera especial para todos. Vaya que lo logró.

Aquí empezaba el tributo de Lafourcade al folclor mexicano. Su show daba comienzo con ‘Tú me acostumbraste’, y la piel se erizaba desde los primeros segundos de esta bella canción y todo el recinto se transformaba en paz, sonrisas, y música calientita para el oído.

Llegaron canciones como ‘Mexicana hermosa’, ‘Luz de luna’, ‘Son de amores’, y la gente no despegaba los ojos ante un show exquisito por parte de la veracruzana. Los músicos estuvieron a la altura, cero errores y mucho, pero mucho corazón. Todos parecían estar disfrutando de principio a fin este concierto, desde el niño pequeño que poco entendía lo que estaba viendo y escuchando desde la trecera fila pero o dejaba de sonreír, hasta el contrabajista de Natalia que transpiraba energía y no paraba de bailar.

Terminó la primera parte con ‘Tú sí sabes querer’, Natalia desapareció por unos instantes. Acto seguido, la gente pedía a gritos su regreso, así que complació a su gente a los pocos minutos y volvió al escenario sin nada más que su guitarra. ‘¿Qué canción vamos a cantar ahora?’, dijo. Y la canción ganadora fue ‘Un Pato’, así que sin más ni menos, nos deleitó en esta pieza sólo con su guitarra y voz.

 

Después regresó la banda, y el show continuó con ‘Piensa en mí’, ‘Lo que construimos’, y ‘Hasta la raíz’, en la cual hizo una dedicatoria especial a su madre, e hizo mención de cómo esta canción es un símbolo que siempre le recordará de dónde viene. ‘Cuando compuse esta canción con mi amigo Leonel García, le dije que quería escribir algo que siempre me recordara de dónde vengo’, y nos dejó atónitos con la energía y pasión con la que interpretó esta pieza.

Natalia Lafourcade hizo un homenaje al folclor mexicano digno de la época de oro, acercó nuestras raíces a nuevas generaciones y demostró una vez más, porque es única e incomparable. Chavela Vargas estaría más que orgullosa de ella.

 

Natalia Lafourcade tendrá más fechas para presentar a sus musas, así que no te puedes perder este mágico concierto.

¡Boletos por acá!

 

Comentarios