Y en el “lambiscómetro”: Meade es “implacable, PRI mandó su mejor carta”, dice Cordero

En las filas rebeldes del PAN también aceptan la grandeza que embadurna la figura del presidenciable del PRI, José Antonio Meade, y el primero en hacerlo fue Ernesto Cordero quien, en un acto que le está provocando a Felipe Calderón unas agruras marca “visita a la vinatería a las 4 am”, comentó que el exsecretario de Hacienda es… ufff, bueno, hasta parece que le dieron ganas de abandonar al blanquiazul y afiliarse al PRI. ¿Ahh, qué no lo había hecho ya?

“José Antonio técnicamente es impecable, es honrado. Yo creo que el PRI mandó su mejor carta. Vio un poquito cuál era su mejor carta y no tengo duda que lo mandaron”, dijo Cordero, quien desde su posición como presidente del Senado no tuvo empacho en bajar hasta el nivel del charrismo sindical presente ayer en cualquier parte en la que se parara el “destapado” tricolor.

La máquina del tiempo: todos se rinden ante Meade tras su destape

En fin, ya después Cordero se acordó que – según – está apoyando la candidatura independiente de Margarita Zavala y agregó que Meade tiene el suficiente punch como para darle batalla a Andrés Manuel López Obrador. ¿Y a Margarita? Ahhh, ya no quiso entrar en esos terrenos y se limitó a pronosticar que la contienda electoral de 2018 tiene sólo dos figuras: “El tiro está entre Margarita Zavala y José Antonio”.

Según el hombre al que con seis mil pesos le alcanza para tener carro, casa y mandar a sus chavos a escuela privada, Meade y Zavala tienen características similares: ambos succionaron del sexenio calderonista… digo, son gente honorable, son queridos (en su casa) y son competitivos. “No tengo duda que Margarita o José Antonio le van a ganar a Andrés Manuel”, auguró el panista.

 

Pero bueno, Cordero no fue el único del grupo de los “rebeldes del PAN” que se puso las rodilleras. A él se sumó el director del IMSS en épocas de Calderón, Daniel Karam, quien en redes sociales señaló que Meade “será un candidato atractivo para los que no necesariamente simpatizan con el PRI (o sea, él)”. Previamente ya lo había hecho Javier Lozano, quien recuerda con mucho amor los tiempos que pasó junto al ahora priista: “Sin duda, a mí me gusta mucho Meade. Fuimos compañeros en el gabinete de Felipe Calderón, somos muy amigos… Es un tipo con un gran rigor técnico, con mucha sensibilidad política, mucha calidad humana, mucha capacidad”.