Estos son los 10 personajes más Timburtoneanos de Tim Burton

Por: Wookie Williams

Tim Burton ha creado algunas de las figuras más reconocibles en la historia del cine y de la cultura pop. Las referencias a ellos son inescapables, y lo ha hecho con puros personajes extraños, fuera de las normas, un poco grotescos y 100% encantadores. Estos son los que consideramos más Timburtonescos de todos. En esta lista, acomodamos a los personajes en escala Timburtoniana… PLOP! Mientras, sigamos calentando motores para la llegada de ‘El Mundo de Tim Burton’ a México, ¡NOS UR-GE!

¡Boletos por acá!

 

¡Acá van los personajes más timburtonianos!

Lydia Deetz (Beetlejuice, 1988)

En una película llena de personajes arrancados directamente de la imaginación de Tim Burton, como Miss Argentina o el cazador de la cabeza encogida, la presencia de Lydia como la única habitante de la casa que puede ver a los muertos tiene un lugar especial en esta lista. Es esencialmente burtoniana, solitaria, incomprendida, aislada del mundo que la rodea y suficientemente sensible como para entender a Adam y Barbara Maitland en su sufrimiento. Y además, hace esto:

 

Jack Skellington (The Nightmare Before Christmas, 1993)

El rey calabaza, el rey de Halloweentown y el rey de los fans de Tim Burton. Jack es el epítome del timburtonismo, el personaje más reconocible y memorable de una película llena de personajes reconocibles y memorables que merecen una mención, como Oogie Boogie, el alcalde, Zero, Lock, Shock y Barrel y todos los habitantes del pueblo de Halloween. Pero Jack es el mejor. Por eso, casi 25 años después de que su extraño mundo fue lanzado, sigue apareciendo en todos lados, desde camisetas y mochilas, millones de gifs, figuras, pósters y en el corazón de todos los obsesionados y rechazados que lo ven como un icono de felicidad y de esperanza aún dentro de la oscuridad de su alma retorcida.

 

Katrina Van Tassel (Sleepy Hollow, 1999)

Aunque en realidad no era una hechizera, sí embrujó a Icabod Crane. Katrina, interpretada por Christina Ricci, es al mismo tiempo misteriosa y dulce, y durante buena parte de la película ni Icabod ni nosotros sabemos si es buena o malvada. Sleepy Hollow está llena de momentos MUY timburtonescos, como la cueva de la bruja del bosque, el espantapajaros a las afueras del pueblo y el árbol torcido, además de los sueños recurrentes de Icabod Crane, pero Katrina con sus encantos y hechizos blancos nos ha embrujado también a nosotros.

 

Espía marciana (Mars Attacks, 1995)

La oda de Burton a las películas de sci-fi de serie B de su infancia está llena de personajes memorables, pero tal vez ninguno tanto como la muy callada y sofisticada chica marciana con un tick de masticar que busca infiltrarse en la Casa Blanca. El tema de Danny Elfman es increíble, y la actuación de Lisa Marie (quien salió en otras cintas de Burton, como Sleepy Hollow y Ed Wood) hace que el personaje sea cómicamente espeluznante.

 

El Pingüino (Batman Returns, 1992)

Aunque el personaje de Oswald Cobblepot fue creado en 1941 por Bob Kane y Bill Finger, la versión que aparece en la cinta Batman Returns es indudablemente burtoniano. Su apariencia famélica y cadaveresca a pesar de ser un pequeño tonel, su aparente deformidad de manos y su atuendo percudido lo hacen particularmente escalofriante, incluso antes de ver a su ejército de pingüinos armados con bombas.

 

Stein Boy (The Melancholy Death of Oyster Boy & Other Stories, 1997)

Si nunca han leído el libro que Tim Burton publicó con sus poemas ilustrados por él mismo, se han perdido de una colección de historias hermosísimamente trágicas. El chico ostra, el chico que tenía clavos en lugar de ojos, la chica voodoo… pero sobre todo, Stein Boy, el chico que todo manchaba, es el que parece más cercano al corazón de Burton. Incluso, tuvo una muy pequeña serie animada. Aquí pueden leer el poema original en el que lo compara con Superman y Batman.

 

Edward Scissorhands (Edward Scissorhands, 1990)

Tal vez es el más incomprendido de todos los personajes que ha creado Tim Burton en sus películas, pero al mismo tiempo es muy fácil empatizar con él: todos tenemos algo de Edward (menos las manos de tijeras), pero todos podemos tratar de entenderlo y crear un vínculo con él. Porque al final, él no es una figura trágica, es el mundo que lo rodeo el que lo es.

 

Sally (The Nightmare Before Christmas, 1993)

El mito de Frankenstein ha marcado la obra de Burton de muchas formas, desde sus cortos con Vincent y Frankenweenie hasta Edward Scissorhands. Y en Sally, la adorable adorable muñeca creada por el Dr. Finkelstein, encuentra el punto más vulnerable y adorable de su obsesión con monstruos creados con diferentes partes que no terminan por encajar. Sin Sally, el extraño mundo de Jack Skellington tendría mucho menos corazón. Y tal vez una pizca menos deprimente.

 

Betelgeuse (Beetlejuice, 1988)

Ese es el nombre real del superfantasma, y todas las formas que toma son el canon completo de Tim Burton. Las ideas para todos los personajes de esta película están plantadas desde sus inicios como ilustrador, y su macabra imaginación llega a su límite más grotesco con Betelgeuse, el tipo depravado, sucio, traicionero y pervertido que interpretó a la perfección Michael Keaton.

 

Emily (Corpse Bride, 2005)

Como suele suceder con las mejores películas de Tim Burton, Corpse Bride es una tragedia envuelta en un empaque hermosísimo, gracioso y divertido que en el fondo guarda un historia tan triste como esta canción. Pero el tema de ser alguien inadaptado que necesita ver lo especial que en realidad puede ser, y que vemos en los personajes más icónicos de Burton, le da al cadáver de la novia un lugar en esta lista.