Mando federal vendía “huachicol”: ya renunció a cargo… le echa la bolita al papá

Ejemplares hijos, ejemplares funcionarios: si la forma en que huachicoleros han “abaratado” a militares fue uno de los argumentos para dar luz verde a la Ley de Seguridad Interior, los legisladores deberían repensar que tan “imperiosa” era su aprobación, si dentro de las propias instituciones están los responsables de que actividades delincuenciales como el robo de combustible sigan siendo redituables. Ejemplo de ello, Iván Alejandro Vergara Ayala, quien pese a ostentar el cargo de titular del área de Vinculación y Seguimiento en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) era cliente de los ordeñadores de ductos de Pemex, con quienes se surtía de material para ofrecer en su propia gasolinera… Vendía huachicol, pues.

Vuelca camión militar que seguía a “huachicoleros”, pobladores habrían defendido a delincuentes

El Reforma dio a conocer que el hombre encargado de administrar los fondos federales con los que las policías estatales y municipales se refuerzan económicamente para realizar sus tareas, era dueño de una gasolinera en la que se vendía combustible robado. Según reporta el diario capitalino, Vergara Ayala y su padre eran socios de una gasolinera ubicada en Guanajuato, la cual fue cerrada luego que se descubrió que vendía huachicol. Y si el hijo es muestra de que se tiene al enemigo en casa, el padre no se queda atrás: en los años 80 fue rector de la Universidad de Guanajuato, además se desempeñó como funcionario local de la Secretaria de Hacienda y de la Policía Federal Preventiva durante el sexenio de Vicente Fox y actualmente es integrante del fideicomiso que administra el Parque Guanajuato Bicentenario.

Aunque en otros países personajes como Vergara Ayala y su padre ya estarían en el tambo y con sus cuentas investigadas para ver si de casualidad compraban el huachicol con dinero público, aquí parece que el máximo castigo es quedarse sin chamba (para después darse a la fuga). Luego de que fueran descubiertas sus ligas criminales, el mando federal renunció a su cargo y listo. ¿Se hizo justicia, no?  Obviamente no, por ello, senadores exigieron a las autoridades que se implementen sanciones más severas contra cómplices de huachicoleros. “Hay muchos huachicoleros fuera, pero también dentro de los Gobiernos que han defraudado los recursos públicos y defraudado a la ciudadanía. La corrupción es del régimen que tolera la corrupción y que bate récords en impunidad. La falta de castigo a la delincuencia de fuera, pero también de dentro de los Gobiernos, es lo que permite que pululen los huachicoleros por todas partes”, señaló la legisladora Dolores Padierna.

Hasta el momento no se sabe del paradero de Vergara y su padre. De igual forma se desconoce si las autoridades le impondrán alguna sanción o si se encuentra bajo algún tipo de investigación… y aunque así fuera, ya sabemos que la puede librar con argumentos tan contundentes como el que hace unos meses ofreció el cuñado del mismísimo titular de la Sedesol, Luis Miranda, quien también fue descubierto en la venta de huachicol y sigue sin recibir sanción: “Bueno, tengo varios administradores”, comentó a una periodista a la que luego intentó sobornar para que no diera a conocer más información de sus “negocios”.

Cuñado de titular de Sedesol intentó sobornar al Reforma; acusa a sus empleados de la venta de huachicol

Pero bueno, si alguien debe ser castigado por este asunto, es el papá… al menos eso es lo que dio a entender el propio Vergara Ayala, quien aseguró que desde hace tiempo no tiene conocimiento de los negocios del combustible, ya que cedió sus acciones de la gasolinera a su padre. “Ya no tengo nada que ver con la gasolinera ni con su administración. En los últimos siete años yo no he tenido nada que ver (porque) en 2010 dejé de ser accionista (…) Tengo las pruebas de que yo no soy culpable de lo que se menciona. Yo llevo una carrera de 13 años en la institución que empecé de abajo y he ido creciendo con el esfuerzo, lo he demostrado estos 13 años, y por eso estoy en el puesto que tengo”.

Sin embargo, para no verse tan gandalla con el hombre que le dio la vida, pese a que – según – ya no sabe nada de los manejos de la gasolinera, el ahora exfuncionario federal se contradijo y señaló que la razón por la que el negocio fue cerrado fue por un problema con un software con el que se “manejan cuestiones volumétricas” y no por la venta de huachicol,. “Llevo una muy buena relación con mis papás, tú puedes preguntarlo en Guanajuato, es una persona honorable, del esfuerzo también, él ha sido funcionario estatal, ha sido Rector, ha tenido varios puestos. Y él, sobre todo, y es lo que le da más orgullo, es que él siempre ha caminado, y estoy seguro que así lo hará, con la frente en alto”, comentó para Reforma.