Stereophonics nos cuenta la peor experiencia que han tenido y cómo lograron superarla

Cuatro años han pasado desde que Stereophonics visitó México por primera vez como parte del lineup del Corona Capital 2013. En aquél entonces, la banda se presentó antes que Vampire Weekend y Arctic Monkeys, por lo que fueron pocas, muy pocas personas que en realidad estuvieron ahí para verlos. Sin embargo, eso no hizo que sus fans se emocionaran menos y que la agrupación de Gales decidiera regresar a nuestro país este año para ofrecer un show en El Plaza Condesa.

A partir de lo anterior es que pudimos platicar con Richard Jones, el bajista, pianista y vocal de apoyo de la banda, quien logró abrirse con nosotros y nos contó la peor experiencia que la banda ha tenido y que a su vez la marco. Algo que no se esperaban, una pérdida y cómo es que sobrevivieron a eso.

“Lo peor ha sido cuando perdimos a nuestro baterista hace unos años. Él murió y eso ha sido lo peor que le ha pasado a la banda”, dijo Richard, quien también agregó que este suceso los marcó, no supieron cómo recuperarse de eso y sin embargo, con el tiempo lograron recuperar su creatividad, encontrar a alguien nuevo y seguir, hasta cierto punto, adelante.

Fue el 7 de junio de 2010 cuando Stuart Cable -quien tocó con Stereophonics desde 1992- murió después de ahogarse con su propio vómito luego de tres días de borrachera. Según informaron los reportes en ese entonces, Stuart comió comida china tras haber estado bebiendo y luego continuó alcoholizándose. En la madrugada, se quedó dormido en la alfombra de su casa en Llwydcoed, Aberdale al sur de Gales, y fue encontrado por sus amigos inconsciente horas más tarde.

Luego de estos acontecimientos, Stereophonics estuvo en pausa y fue hasta este año, con el lanzamiento de Scream Above The Sounds, que escribieron una canción en honor a Cable. “Before Anyone Knew Our Name” es el track en honor a Stuart, y según reveló Kelly Jones, vocalista de la banda, hace unos meses, “es una reflexión sobre la pérdida de Stuart”. Sin embargo, según nos contó Richard el significado que aborda este último álbum no solo es sobre la pérdida de un miembro del grupo y amigo, sino ver la vida desde otra perspectiva.

Scream About The Sounds no es lo mismo que hicimos con Keep The Village Alive, esto era más pequeño, y ahora el nuevo disco es más sobre todo el ruido que pasa en el mundo, las historias que hay detrás que llegamos a vivir y escuchar. Es el disco que saca a relucir todo lo malo pero que al mismo tiempo invita a apreciar todas las cosas buenas.

Richart también nos habló de su tema favorito de Scream About The Sounds: ‘Taking a Trumble’ es una canción muy divertida para tocar. Hay algo en ella que me hace feliz, que pone al público muy enérgico el momento en que la estamos tocando”.

Sin importar lo que ocurra, las malas rachas que tengan en el camino, Stereophonics siempre ha tratado de mantenerse unido, de disfrutar lo bueno, aprender de lo malo y sobre todo, seguir haciendo lo que más les gusta: música.

Ha sido genial porque no considero trabajar. Desde que era un adolescente siempre quise era tocar instrumentos y ser un músico. Y para mí el estar con Kelly que ha sido mi amigo desde que íbamos al kínder juntos. No es tanto como trabajo es más como hermandad y estamos haciendo cosas juntos.

Todo lo que hemos intentado hacer es hacer buena música. Lo hemos intentado hacer lo mejor posible.  Tenemos altos estándares cuando se trata de escribir, de dar shows, de componer.

Y para su presentación en El Plaza Condesa después de cuatro años, Stereophonics tiene algo muy especial preparado, que va desde canciones viejitas hasta algunas experimentaciones en el escenario que no pudieron hacer durante su set en el Corona Capital.

Siempre es bueno tocar una canción que no hemos tocado en mucho tiempo. Tenemos varias y eso estaría bien que tocáramos, especialmente de los primeros discos. Tenemos buenos cada que las introducimos, tenemos buenos recuerdos y eso es algo bueno.

Esperamos que tengamos más tiempo en el escenario y podamos demostrarles y experimentar el show, cantarles las canciones, tener más tiempo para disfrutar a la gente.

Cuando tocas en un festival la gente normalmente va a ver a muchas bandas. El line up es muy variado y algunas personas se llevan sorpresas. En un show privado puedes ver toda una producción muy distinta que no vas a ver en un festival.

Y para que te vayas preparando, acá te dejamos su disco más reciente:

Comentarios