Asaltos o limosnas, ¿qué está pasando en el transporte público de la CDMX?

El pasado jueves 30 de noviembre, varios medios locales informaron que en la línea 5 del Metro, tres sujetos habían sido detenidos por intimidar a usuarios del metro, pidiéndoles dinero bajo el argumento de que habían salido del reclusorio y no querían volver a delinquir. El sábado 2 de diciembre, otra noticia relacionada salió a la luz: ahora en la línea 4, un adolescente de 16 años fue golpeado por tres usuarios al robar un celular. En ambos casos, los culpables fueron remitidos a la Agencia del Ministerio Publico pero, ¿qué está pasando en el metro de la CDMX?

 

Todos o la mayoría de nosotros hemos viajado en la “limusina naranja”. Para algunos incluso es el transporte predilecto para llegar al trabajo/escuela/casa. Por 5 pesos podemos encontrarnos distintos tipos de personajes: los que piden dinero argumentando sufrir una enfermedad, los que venden productos para sobrevivir y hasta quienes se dejan caer sobre pedazos de vidrio con tal de conseguir unas monedas. Por otro lado, también están los que se dedican a robar en el metro, ya sea “bolseando” o asaltando a los pasajeros cuando los vagones van muy llenos.

 

Tan sólo en los primeros meses del 2017, el robo en las instalaciones del metro subió en un 132% a comparación del 2016, según la información de la Procuradoría General de Justicia de la Ciudad de México. Para el mes de mayo, ya existían poco más de mil denuncias por robo en el Metro. Incluso la diputada local Rebeca Peralta León, hizo un llamado a las autoridades para reforzar la vigilancia y seguridad en las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo.

 

La pregunta es: ¿cúal es la diferencia entre un asalto y pedir dinero? Varios periódicos informaron de los sujetos detenidos el 30 de noviembre en la línea 5,  por pedir dinero pero ¿a quién no le ha llegado alguien así en cualquier medio de transporte público, diciéndole que antes se dedicaba a robar y que ya no lo quiere hacer?  Seamos realistas, de esas personas está llena la ciudad, incluso a veces te hacen pensar que existe un grupo que se dedica a eso porque utilizan las mismas frases y el tono de voz . ¿O será que quizás, la situación actual de la ciudad nos ha llevado a normalizar este tipo de cosas?

Limosnas, vendimias o asaltos, el tema es que cualquiera de las tres actividades esta prohibida y es ilegal, pero de alguna forma sigue ocurriendo, todos los días, en todas las lineas, y a los ojos de todos.