Norberto Rivera deja Arquidiócesis: “no permanecí mudo ante la violación de derechos humanos”

“Todo lo bueno se acaba”, dicen los antiguos… eso no tiene nada que ver con esta nota, pero de alguna forma teníamos que iniciarla. El caso es que se está concretizando el adiós de uno de los personajes más anticarismáticos de México, pero no por ello menos influyente. La Arquidiócesis de México cambiará de líder, con la salida de Norberto Rivera Carrera.

El asunto no es nuevo, ya que desde junio pasado el gemelo de Pável Pardo había presentado su renuncia. Aunque muchos apuntaron que ésta se dio por las denuncias por encubrimiento de pederastas que se hicieron en su contra, el vocero Hugo Valdemar señaló que la dimisión de Rivera se presentó “por edad”, ya que había cumplido 75 años. “En la carta, el Cardenal se pone en absoluta disposición del Papa. No pide ninguna prórroga o más tiempo. Él quiere lo que el Papa quiere”, apunto en su momento Valdemar…

Denuncian al cardenal Norberto Rivera por presuntamente “encubrir pederastas”

Aunque Rivera dijo estar bien de salud y, que si el Papa Francisco le pedía seguir en el puesto, él no tendría ninguna bronca, el argentino desechó la fabulosa oportunidad de rogar y, en corto, aceptó la renuncia del cardenal.

 

Y bueno, pasaron los meses y desde ayer por la noche se rumoró la salida definitiva de Rivera Carrera. En mensaje atribuido al hombre que cada domingo hacía enardecer la catedral metropolitana de la CDMX, se anunció que el sumo pontífice había concretizado la renuncia presentada hace meses por el mexicano. “Me llevo la satisfacción de no haber permanecido mudo ante la violación de los derechos humanos y divinos de mi madre la Iglesia. Lamento si, por mi posición firme, alguien se sintió ofendido y lastimado”, señala el texto cuya lectura dicen que hizo llorar al gober precioso y a Kamel Nacif.

Para ocupar el lugar de Rivera llegará el cardenal Carlos Aguiar Retes, quien se espera que tome las riendas de la Arquidiócesis a partir del 5 de febrero. Así que disfruten los últimos días de Rivera… aunque seguro por ahí se andará paseando después.

Comentarios