Por traición a la patria, piden desafuero y prisión para Cristina Fernández de Kirchner

En 2015, el fiscal Alberto Nisman acusó a altos funcionarios argentinos –entre ellos la entonces presidenta Fernández de Kirchner- por haber llegado a un acuerdo de entendimiento con Irán, el cual ofrecía impunidad contra quienes habrían perpetrado un atentado terrorista en el que murieron 85 personas, esto en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en 1994. Curiosamente, Nisman fue hallado muerto en su departamento, cuatro días después de presentar las acusaciones. Por suerte, el caso no fue olvidado y hoy se da a conocer que Kirchner podría ir a prisión.

El juez Claudio Bonadio pidió prisión preventiva contra la expresidenta argentina, por presunta traición a la patria e encubrimiento agravado, en seguimiento de la investigación con la que se pretende dilucidar si el gobierno acordó dar impunidad a los cinco ciudadanos iranís que habrían perpetrado el atentado en la AMIA de Buenos Aires. Para que la exinquilina de la Casa Rosada sea detenida y procesada, Bonadio solicitó que la Cámara alta quite el fuero a la ahora senadora, la cual asumió el cargo hace un par de días.

Quizás presintiendo que en cualquier momento llegaría la justicia por la causa comenzada por Nisman, Fernández de Kirchner se lanzó por una senaduría como parte de un bloque minoritario de legisladores… y, aunque éste no tiene el poder suficiente para impedir el desafuero, sí otorga inmunidad parlamentaria que en estos momentos impide que sea procesada. De acuerdo con El País, para que la expresidenta quede sin inmunidad legislativa es necesario que dos terceras partes aprueben la petición de Bonadio.

Fernández de Kirchner no es la única que está en la mira de la justicia. Esta mañana se ejecutó la detención del exsecretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; el militante kircherista, Luis D’Elia; el líder islámico Jorge Alejandro Yussuf Khalil y además se solicitó prisión preventiva por enfermedad contra el excanciller Héctor Timerman. “El Gobierno [de Macri] está detrás de esto, porque quieren un Parlamento sumiso, donde los legisladores voten lo que ellos quieren, pero conmigo no lo van a lograr. Voy a representar los intereses de la gente que me votó, como siempre lo hice”, comentó en octubre pasado la expresidenta, quien está ahora en manos de la Cámara Alta, la cual a partir del 10 de diciembre comenzará con las sesiones.