No hacemos “política electoral”, Meade no tiene “guardadito”: Hacienda

“Dicen”… “dicen” que cuando se vienen las elecciones, la Secretaría de Hacienda tiene el chance de confeccionar el presupuesto de gastos, de tal manera que es posible crear partidas especiales que luego pueden usarse de forma discrecional. Un “guardadito”, pues… Y bueno, teniendo en cuenta que el actual aspirante presidencial del PRI antes era el titular de Hacienda y que el presupuesto de egresos fue discutido y avalado por una mayoría priista… pues quién quita y José Antonio Meade se hizo su “apartadito”, en caso de que su campaña lo necesite.

Por lo anterior, durante su primera presentación ante medio, el nuevo titular de hacienda, José Antonio González Anaya, fue cuestionado sobre la transparencia del manejo de recursos en las próximas elecciones. Indignado por la insinuación de una posible transa en favor del precandidato priista, el funcionario respondió: “Quiero decirlo claramente: la Secretaría de Hacienda no hace política electoral, y las leyes de gasto son bien claras. El decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación y la Ley Electoral son bien claras en cuáles son las reglas. Además, existe el Portal de Transparencia (Presupuestaria), para asegurar que no haya desvío de recursos. Así de claro”.

“N’ombre con esas palabras me han quitado una preocupación” (dijo nadie nunca). Además de defender que las cuentas que manejará Hacienda permanecerán inmaculadas durante el próximo año, González Anaya aseguró que no pasará lo que en otros cambios de gobierno, donde todas las secretarías se convulsionan peor que un chavo de 15 años después de probar Tonayan por primera vez… Bueno, al menos en lo que respecta a Hacienda, se cuenta con las bases para “continuar con políticas prudentes, conservadoras, que nos van a llevar a que haya una transición tersa”.

Un fondo de transición, las reservas internacionales en niveles récord, una línea de crédito con el Fondo Monetario Internacional renovada y fondos de estabilización en niveles históricamente altos, fueron los argumentos que ofreció González Anaya para asegurar que su secretaría no sentirá el cambio de gobierno. ¿Y qué tal con el nuevo plan fiscal de Estados Unidos? Bueno… eso apenas se está analizando y ya se dará respuesta cuando se vea cómo quedó definida la reforma del gobierno de Trump. “No especulemos, vamos viendo cómo sale la reforma fiscal estadunidense. Una de las versiones no tiene ninguna medida para 2018, las primeras son en 2019. Vamos a ver dónde acaba esto, pero tengan la certeza de que vamos a ser responsables y prudentes”.

Notas relacionadas

Comentarios