¿Cómo es la pobreza a nivel municipal en México?

Por Diego Castañeda

Si nos interesaba saber cómo había evolucionado la pobreza a nivel municipal en el país, hasta hace muy poco tiempo era imposible. Se contaba con información para el año 2010, y este tipo de información se recolecta cada 5 años. No obstante, debido a todo lo ocurrido con los cambios metodológicos por parte de INEGI en la medición de la pobreza, los cambios en el Módulo de Condiciones Socioeconómicas que se levantó como parte de la encuesta intercensal en 2015, estos datos se retrasaron. En los últimos días de 2017, por fin salieron y ahora podemos darnos una idea de qué pasó entre 2010 y 2015.

¿Cuáles son los municipios más pobres del país?

De acuerdo a la información publicada por CONEVAL, el top 10 de los municipios que tienen la mayor cantidad de pobreza en términos relativos (como porcentaje de su población) son:

1.-Santos Reyes Yucuná en Oaxaca con el 99.9 por ciento de población en pobreza.

2.- Santa María Zaniza en Oaxaca con el 99.7 por ciento de población en pobreza.

3.- Aldama en Chiapas con el 99.5 por ciento de población en pobreza.

4.- Chanal en Chiapas con el 99.5 por ciento de población en pobreza.

5.- San Juan Cancuc en Chiapas con el 99.5 por ciento de población en pobreza.

6.- San Andrés Duraznal en Chiapas con el 99.4 por ciento de población en pobreza.

7.- San Juan Ozolotepec en Oaxaca con el 99.4 por ciento de población en pobreza.

8.- Nicolás Ruíz en Chiapas con el 99.3 por ciento de población en pobreza.

9.- Coicoyán de las Flores en Oaxaca con el 99.3 por ciento de población en pobreza.

10.- San Simón Zahuatlán en Oaxaca con el 99.3 por ciento de población en pobreza.

Ahora, si pensamos en términos de pobreza absoluta (en número de personas en situación de pobreza) el top 10 de los municipios son:

1.- Ecatepec de Morelos  en el Estado de México con 786,843 personas pobres.

2.- Puebla, capital de Puebla, con 699,016 personas pobres.

3.- Iztapalapa en la Ciudad de México con 665,408 personas pobres.

4.- León en Guanajuato con 522,736 personas pobres.

5.- Chimalhuacán en el Estado de México con 483, 845 personas pobres.

6.- Tijuana en Baja California con 436, 947 personas pobres.

7.- Acapulco de Juárez en Guerrero con 436,947 personas pobres.

8.- Toluca en el Estado de México con 413,281 personas pobres.

9.- Ciudad Juárez en Chihuahua con 396,882 personas pobres.

10.- Nezahualcóyotl en el Estado de México con 393,721 personas pobres.

(Apenas fuera del top 10 llaman la atención los municipios de Zapopan y Guadalajara en Jalisco con 382,961 y 379,890 personas respectivamente.)

En los 12 municipios con más personas en situación de pobreza del país residen 5 millones 998 mil 477 personas poco más del 10 por ciento de todos los pobres del país.

Por el otro lado, los municipios con menos pobreza en términos relativa son:

1.- Huépac en Sonora con el 2.7 por ciento de población en situación de pobreza.

2.- Melchor Ocampo en Nuevo León con 3.6 por ciento de población en situación de pobreza.

3.- Abasolo en Coahuila con 3.9 por ciento de población en situación de pobreza.

4.- Atil en Sonora con 4.1 por ciento de población en situación de pobreza.

5.- San Felipe de Jesús en Sonora con el 4.2 por ciento de población en situación de pobreza.

6.- San Pedro Garza García en Nuevo León con 4.4 por ciento de población en situación de pobreza.

7.- Oquitoa en Sonora con 4.6 por ciento de población en situación de pobreza.

8.- Benito Juárez en la Ciudad de México con 4.9 por ciento de población en situación de pobreza.

9.- Onavas en Sonora con el 5.6 por ciento de la población en situación de pobreza.

10.- San Javier en Sonora con 5.8 por ciento de la población en situación de pobreza.

Y el top 10 en menor cantidad de pobreza en términos absolutos:

1.- Oquitoa en Sonora con 18 personas pobres.

2.- San Felipe en Sonora con 18 personas pobres.

3.- Atil en Sonora con 25 personas pobres.

4.- Huépac en Sonora con 26 personas pobres.

5.- Onavas en Sonora con 28 personas pobres.

6.- San Javier en Sonora con 34 personas pobres.

7.- Melchor Ocampo en Nuevo León con 35 personas pobres.

8.- Abasolo en Coahuila con 40 personas pobres.

9.- Santa Madgalena Jicotlán en Oaxaca con 80 personas pobres.

10.- Granados en Sonora con 96 personas pobres.

En los 10 municipios con menos personas pobres habitan apenas 400 personas.

A simple vista podemos reconocer un patrón geográfico muy marcado en la pobreza del país. Los lugares que tienen más pobres están en el sur concentrados en corredores entre el Estado de México y Puebla y Chiapas, Oaxaca y Guerrero. En contraste, los lugares con menor cantidad de personas en pobreza se encuentran en el centro y norte en Nuevo León, Coahuila y Sonora.

Más allá de las criticas en términos de las modificaciones a la forma en que se levantaron los datos en el Modulo de Condiciones Socioeconómicas y que existen resultados mixtos con reducciones en pobreza en algunas regiones e incrementos en otros, los datos que CONEVAL públicó nos deben obligar a pensar muy seriamente en términos regionales los grandes problemas del país.

La gran desigualdad regional es una de las razones que explican el pobre desempeño de la economía mexicana durante las últimas décadas. Si las regiones al sur que hemos dejado prácticamente olvidadas en términos de desarrollo, con poca o nula conectividad, escasa infraestructura, pocos y malos servicios públicos, recibieran más atención, más inversión, éstas crecerían más y, por tanto, el país, en general, crecería más. Cerrar la brecha en apenas un 50 por ciento entre el norte y sur del país debería darle al país entre medio y un punto adicional de crecimiento al año (asumiendo todo lo demás constante).

Estás muy marcadas desigualdades regionales son además fuentes de violencia estructural, violencia que con el tiempo genera más violencia y que sirve para explicar algunas de las dinámicas en términos de homicidios que se viven en partes del país. En México –como muestra Raúl Zepeda Gil, investigador del Instituto Belisario Domínguez, en un articulo en proceso de publicación– la desigualdad de ingresos, medida con el coeficiente de Gini es un buen predictor a nivel regional de violencia, un resultado que, además, se puede ver incrementado si se consideran las tasas de extracción de la desigualdad en dichas regiones.

Los datos que ha publicado el CONEVAL son alarmantes, pues, a pesar de que puedan existir avances, nos muestran que como país seguimos teniendo una enorme tarea pendiente en materia de desarrollo. A pesar de que el país ha cambiado mucho a lo largo del tiempo, en sus niveles de desigualdad y pobreza parece que seguimos sin ver los cambios.

***

Diego Castañeda es economista por la University of London.

Twitter: @diegocastaneda

Comentarios