Reportando desde Acapulco: ¡Así se vivió Trópico 2017!

Las playas de Acapulco nos reciben para vivir el quinto aniversario del Festival Trópico. Arena, sol y mucha música son los ingredientes perfectos para este fin de semana, que comienza con algunas pool parties llenas de beats electrónicos. AWWZ, Titán y Dixon son los encargados de inaugurar esta edición de Trópico, un festival que parece tener todo lo que se necesita para pasarla bomba.

AWWZ

La gente comienza a llegar, equipada con sus trajes de baño y un buen trago en mano para disfrutar de la pool party que AWWZ está ambientando. Al ritmo de sus beats, esta joven promesa proveniente de Barcelona hace a todos bailar, incluso a los que se encuentran nadando en la piscina. Ritmos pop con toques de r&b provocan que la gente se acerque a disfrutar la música de la hermosa DJ española. Aunque hasta este momento aún no hay mucha gente alrededor, la energía de los que están en el lugar nos hacen sentir que será un fin de semana inolvidable.

Titán

Sin duda uno de los actos más esperados de la noche es Titán. El grupo conformado por Emilio Acevedo, Julián Lede y Jay de la Cueva comenzaron a llenar el escenario Trópico para dar una cátedra y demostrar porqué siguen siendo una de las bandas más innovadoras e importantes dentro de la escena musical independiente de México.

Con canciones como “El rey del swing”, “Dark rain”, “She likes the music”, “Dama negra”, “Sangre” y “1,2,3,4”,  Titán derrocha su energía en en escenario, ambientado con luces muy intensas y un humo de por medio que parece darle ese misticismo y oscuridad que nos muestran en su último disco de estudio Dama, publicado hace un año y con el cual volvieron a tocar después de un tiempo de no hacerlo.

A pesar de tener varios proyectos aparte de éste, el trío admite que intenta no mezclar ningún sonido de sus otras bandas, ni de inspirar algo, pues buscan darle a la banda su propio sonido con el que pueda destacarse por si sola, y vaya que lo han logrado pues eso precisamente los llevó a tocar por varios festivales de Europa y a tener colaboración con artistas como Gary Numan Siobhan Fahey.

Baile, gritos y hasta brincos fueron los que acompañaron a a Titán en su presentación en Trópico. Jay de la Cueva, siempre interactuando con el público, bailaba y brindaba con una gran botella por la mágica velada, que terminó con “Corazón” y muchas manos elevadas en el aire.

 

Dixon

Steffen Berkhahn, mejor conocido como Dixon, llega directamente de Alemania para ponerle un poco de house a la noche. Acompañado de luces color violeta, el DJ nos deja muy en claro porqué es el encargado de armar fiestas importantes en su país natal, poniendo a todos a bailar (unos ya bailaban más por el alcohol que por otra cosa), y sacar sus mejores pasos. Por un momento, el escenario de Trópico se convierte en una mega pista de baile, donde los tragos y la música fluyen a más no poder, como si fuera una discoteca de los años 90. Las personas dejan llevar sus cuerpos al ritmo de los beats, que hacen lo mismo con las luces en el escenario.

Frente Cumbiero

El sábado a primeras horas del festival, la cosa se puso guapachosa con la pool party que estuvo a cargo de Frente Cumbiero. Mientras unos aprovecharon para ponerse el traje de baño y echarse un refrescante chapuzón, otros se pusieron a sacarle algo de brillo a la pista de baile, cortesía de la música de Mario Galeano Toro, quien está a cargo de este colectivo proveniente de Colombia, y quien con su electrocumbia pone a bailar hasta al más aburrido.

Una tornamesa y algunos discos de vinil muy vintage fueron suficientes para poner a bailar a todos. Parecía de esas fiestas donde la gente cierra la calle con su coche, de esas que sabes, se van a poner chidas. La guaracha no es algo que se piense, se encontrará en un festival en la playa, pero Frente Cumbiero nos demostró que para la fiesta, lo único que hace falta son las ganas de querer pasarla bien.

Los Wemblers de Iquitos

Otra sorpresa del festival fue esta banda originaria de Perú. Con la arena de la playa y las olas del mar de fondo, la cumbia amazónica de esta agrupación ambientó la fiesta en la playa de Acapulco. Mientras la tarde caía, la gente no dejó de bailar con éxitos como “Sonido Amazónico”, “La Danza del Petróleo”, “Un silbido amoroso” y “Amenaza verde”, canciones que les han ganado reconocimiento mundial y que los ha llevado de gira por diferentes parte del Europa y el mundo.

Sencillos, sonrientes y carismáticos, Los Wemblers de Iquitos, una banda que comenzó como un proyecto familiar del fallecido , Salomón Sánchez Saavedra, Sacaron el cumbianchero que todos llevamos dentro. Quienes pasaban por ahí, se acercaron a ver que pasaba y ya ahí, se quedaron a echar el baile un rato. 6 señores ya un poco avanzados de edad hicieron bailar a muchos durante 50 minutos y nos dieron cátedra de cómo debería ser una verdadera fiesta en la playa.

Thundercat 

El atardecer caía sobre el escenario Trópico y de esa manera Stephen Bruner, mejor conocido como Thundercat, subío al escenario para deleitar a todos con su jazz funk, tocando solos de bajo que duraban minutos. Si bien no es el tipo de música que te hace bailar, el cantante originario de Los Ángeles, California, sabe complementar muy bien sus shows con su extrovertida personalidad, que lo llevó a bromear con el público y reírse con ellos en varias ocasiones, como si se tratara de una reunión de amigos o algo por el estilo.

Canciones como “Tron Song”, “Heartbreaks + Setbacks”, “I Am Crazy”, “Walk on By” y “Drunk”, Bruner nos dejó ver su conocido talento para tocar el bajo, que lo ha llevado a trabajar con artistas como Kendrick Lamar, además de su sorprendente potencia vocal. Con relajados ritmos de R&B que sonaban igual de tranquilos y potentes como las mismas olas del mar, despidieron la tarde del segundo día del festival y también fue el comienzo de una de las mejores noches de la quinta edición de Trópico.

Neon Indian

Dieron las 9 de la noche y el dream pop de Alan Palomo, mejor conocido como Neon Indian se apoderó del escenario principal. Con la noche ya oscura y muchas palmeras alrededor, las luces del escenario hacían una contraluz perfecta entre todo el publico. El regiomontano, acompañado de su banda comenzó su espectáculo con “Dear Skorpio Magazine”, canción que forma parte de su álbum Night School, lanzado en el 2015.

 Los temas más aclamados en su presentación fueron sus viejos pero famosos clásicos como “Deatbeat Summer”, “Polish Girl”, y “Slumlord”. Para cerrar su show con broche de oro,  Alan nos transportó por un momento a los años ochenta al interpretar un cover de ¨Pop Life” del fallecido Prince, canción que acompañó con luces color purpura y bailando de un lado al otro, muy a su peculiar estilo.

Petit Bisquit

La joven promesa de la musica electronica, Petit Bisquit, llegó al Escenario Adidas para seguir la fiesta. Quienes estaban cerca de las piscinas, salieron a bailar con las creaciones de este chico de tan solo 18 años de edad, que iban acompañadas de unas luces con los colores del arcoíris, que por ratos iluminaban todo el escenario.

Aunque se puede ver como una persona tímida a primera vista, cuando toca para el publico parece realmente conectarse con él. En su set pudimos escuchar canciones de su EP Presence, como “Sunset Lover”, “Oceans”, “Alone”, “Memories”, ente otras. El chico de origen francés dice que este disco habla de lo difícil que llega a ser a veces mantener los pies en la tierra, cuando la fama te llega a tan temprana edad y se tiene que madurar antes de lo previsto. Es casi como un recordatorio de saber donde estas y de donde vienes, así nos lo comentó el DJ en una pequeña entrevista que le hicimos antes de su presentación. Estamos seguros que en un par de años más, Petit Bisquit va a encabezar los mejores festivales de música en todo el mundo.

 

Cut Copy

 

Como cambio de último minuto, 5 días antes de que se realizara Trópico 2017, el festival anunció un nuevo acto en su cartel: Cut Copy. La banda australiana regresó a México después de 3 años y a la mayoría le pareció increíble que ellos se unieran a los actos de la quinta edición del festival. Su presentación, marcada a las 10:30 de la noche, era una de las más esperadas y minutos antes de la hora acordada, el escenario Trópico ya estaba atascado.

Con un nuevo disco bajo el brazo llamado Haiku From Zero, la noche se bailó al ritmo de temas nuevos y otros ya conocidos como “Airbone”,  “Black Rainbows”, “Standing in the Middle of the Field”, “Free Your Mind”,  “Future”, “Hearts On Fire”, y los clásicos “Take Me Over” y “Lights And Music”, canción con la que cerraron la mágica noche. La música, el baile y el ambiente en la playa fue una combinación ganadora, 60 minutos no nos fueron suficientes. Si quieres leer  la reseña completa del show de Cut Copy, da click aquí.

Jungle

Directamente desde el Reino Unido, Jungle también era una de las bandas más esperadas del festival y no es para menos: su calidez tanto musical y artística te incitan a querer verlos las veces que sean necesarios. Con el escenario teñido de colores amarillos y rojos, la banda apareció a la 1:20 de la mañana. Y sí, podrían pensar que después de una larga jornada de fiesta, a esas horas uno ya está tirado en los pastos queriendo olvidar al mundo y al dolor en los pies, pero no, cuando una banda trae todas las ganas de echar relajo, el cansancio hasta se olvida.

Jungle se sintieron como en su hábitat natural, incluso el vocalista Tom McFarland varias veces bromeó al respecto “Se siente como estar en casa tocar a un lado de la jungla”, refiriendóse a las palmeras que cubrian de verde el lugar. Los ingleses derrocharon muchísima energía, que la verdad si los comparamos con Cut Copy, ahí se dan un llegue. Rolas como “Platoon”,  “The Heat”, “Cherry” y “Lemonade Lake”, canción que interpretaron por el deseo de una fan de escucharla esa noche acompañaron a las madrugada de Trópico, donde parecía que la fiesta jamás terminaba.

 

Vitalic 

Cerca de las 3 de la mañana, parecía que la energía de la gente no tenía fin. Aunque con menos gente pero llena de energía, Vitalic comenzó su set con una tornamesa fijada en la mitad del escenario. Su impecable estilo en la musica dance provocaron que la gente no dejara de moverse.El DJ francés, llamado Pascal Arbez, dejaba su consola por ratos, cuando acababa una canción. Se acercaba al público para preguntarles si querían más beats, a los que los demás respondían que sí, entre gritos.

Casi hasta el final de su presentación, parecía un show normal, hasta que cerca de las 4 de la mañana los juegos artificiales se hicieron presentes en el show de Vitalic, provocando que todos se volvieran locos. Los que estaban sentados en la arena corrieron a bailar bajo los destellos de pólvora. Los que estaban en el show brincaban y se movían como si apenas llevaran tres horas en el festival. Mucho podremos decir del fiestón que nos aventamos con el también productor francés, pero con ese juego de pirotecnia que se vío entre las palmeras y el mar, se llevó la noche por completo

 

El Festival Trópico puede parecer un festival como cualquier otro que se hace en nuestro país, aunque no es así. Los elementos que lo conforman, parecen ser un equipo perfecto: nadie puede sentirse triste estando en la playa, y mucho menos si hay música de por medio. Después de esta quinta edición, Trópico fue la manera perfecta de cerrar este 2017.  Haciendo el recuento de los daños que nos dejó este fin de semana perfecto, sólo podemos decir que nos urge Trópico 2018. 

Comentarios