Píldoras anticonceptivas aumentan los riesgos de contraer cáncer de mama

Los efectos secundarios de los métodos anticonceptivos hormonales pueden incomodar severamente a cualquier mujer que los utilice. Los cambios repentinos de humor, la alteración del ciclo menstrual si se altera la dosis, los mareos y la disminución de la libido, son algunas de las consecuencias del suministro de ciertas hormonas que inhiben la ovulación, impidiendo la concepción. Aunque estos síntomas suelen desparecer con el paso del tiempo, existen otras secuelas que no, como el incremento de posibilidades de contraer cáncer.

Un estudio hecho recientemente publicado en el “New England Journal of Medicine”, advierte que el uso de anticonceptivos hormonales como las píldoras, el parche, implantes y el DIU aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama; el estudio revela que el riesgo es mayor en mujeres que empezaron a tomar píldoras anticonceptivas desde la adolescencia.

La explicación es sencilla, la cantidad y el tiempo son factores importantes; el cuerpo produce estrógenos y progesterona de forma natural, al exponerlo a altas concentraciones de ciertas hormonas que contienen este tipo de anticonceptivos por un periodo largo de tiempo, el tejido mamario queda expuesto, por lo que se vuelve vulnerable a desarrollar cáncer.

La investigación tuvo como objeto de estudio a a 1,8 millones de mujeres entre 15 y 49 años, las cuales monitorearon a lo largo de casi 11 años, para encontrar la diferencia entre mujeres que usaban anticonceptivos hormonales y las mujeres que utilizaban métodos anticonceptivos no hormonales, como un condón, diafragma o DIU de cobre.

El estudio efectuado por la Universidad de Copenhague y dirigido por la científica Lina Morch, reveló que las mujeres que utilizaron anticonceptivos hormonales tuvieron aproximadamente un 20 por ciento más de riesgo de cáncer de mama, y cuanto más tiempo usen este método, mayor es su riesgo. Por consiguiente, los riesgos en mujeres que tenían entre 20 y 30 años eran mucho menores.

“El aumento absoluto del riesgo encontrado en el estudio, es de 13 por 100.000 mujeres en general, pero solo 2 por cada 100.000 mujeres menores de 35 años”, escribe el epidemiólogo David Hunter, de la Universidad de Oxford, en un editorial que acompaña el estudio. en NEJM.

En contraste, las mujeres que habían dejado estos métodos de control natal desde hace 10 años o más, tenían la misma probabilidad de desarrollar cáncer de mama, que las mujeres que nunca han utilizado anticonceptivos hormonales.

La buena noticia es que la investigación, también coadyuvó a obtener evidencia de que los anticonceptivos orales reducen el riesgo de cáncer de ovario, cáncer de endometrio y de cáncer colorrectal. 

No obstante, la epidemióloga de la American Cancer Society, Mia Gaudet, difiere del estudio. Considera que el 20% de mujeres que desarrollaron cáncer, es una cifra pequeña. Dice que el riesgo que representan los anticonceptivos hormonales es similar al peligro por otros factores como la inactividad física, el aumento excesivo de peso en la edad adulta o el consumo de un promedio de una o más bebidas alcohólicas por día.

Lo cierto es que tanto mujeres como médicos esperan que en un futuro, las nuevas generaciones de anticonceptivos hormonales sean capaces de administrarse en dosis más bajas y con ello reducir las posibilidades de cáncer de seno.

Mientras tanto, la decisión del método anticonceptivo a emplear, depende muchas veces del ritmo de vida de cada mujer. Una cita con tu médico puede ayudarte a decidir cuál método anticonceptivo es el más adecuado para tu cuerpo sin que afecte tus actividades. Pero eso sí, tenemos que recordarte que el uso de anticonceptivos hormonales, sólo son un método de control natal y no te protegen de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual.

De igual manera si notas algún síntoma de cambio en tu piel, no dudes en acudir inmediatamente al médico.

Notas relacionadas

Comentarios