Cut Copy nos hizo sentir como peces en el agua en Trópico 2017

Como cambio de último minuto, 5 días antes de que se realizara Trópico 2017, el festival anunció un nuevo acto en su cartel: Cut Copy. La banda australiana regresó a México después de 3 años y a la mayoría le pareció increíble que ellos se unieran a los actos de la quinta edición del festival. Su presentación, marcada a las 10:30 de la noche, era una de las más esperadas y minutos antes de la hora acordada, el escenario Trópico ya estaba atascado.

Todos se levantaban de la arena para ir a escuchar a la banda conformada por Dan Whitford, Tim Hoey, Mitchell Scott y Ben Browning. Algunos, como su estado de ebriedad les permitiera, caminaban hacia el escenario principal para poder ver a Cut Copy. Otros más, esperaban a la banda sentados en el pasto.

Finalmente a la hora marcada, el escenario recibía a los australianos, quienes acompañados de cinco pantallas a su alrededor comenzaban la fiesta. Bastaron los primeros beats de “Need You Now” para que la gente se prendiera inmediatamente. La agrupación derrochaba una energía impresionante en el escenario, misma que le transmitía a los asistentes, quienes una vez que comenzaban a bailar no dejaban de hacerlo. Y aunque suene un tanto cursi, sus canciones lograban sumergirnos de alguna forma a ese ambiente playero que a uno le gusta ver en las películas.

Dan, el vocalista, brincaba de aquí para allá, agitaba su melena al ritmo de la música y se paseaba de un lado al otro sobre el escenario, como para hacer que la gente sintiera que estaba al pendiente de cada uno de ellos. Los demás no se quedaban atrás: los gestos que hacían, la pasión con la que cantaban o hasta el sudor en su frente bastaban para saber que Cut Copy serían uno de los mejores actos de todo el festival.

Con un nuevo disco bajo el brazo llamado Haiku From Zero, la noche se bailó al ritmo de temas nuevos y otros ya conocidos como “Airbone”,  “Black Rainbows”, “Standing in the Middle of the Field”, “Free Your Mind”,  “Future”, “Hearts On Fire”, y los clásicos “Take Me Over” y “Lights And Music”, canción con la que cerraron la mágica noche. La música, el baile y el ambiente en la playa fue una combinación ganadora, 60 minutos no nos fueron suficientes.

Dicen por ahí que las cosas buenas de la vida son las que no se planean tanto y si aplicamos esta regla a todo, Cut Copy no puede ser la excepción. Puede que los australianos visiten México muy seguido pero shows como el de anoche nos demuestran porqué nunca podremos aburrirnos o quejarnos de verlos en vivo, y también la razón por la que nos emociona cuando regresan a nuestro país, incluso cuando es de una manera que nadie se espera.

Galería

 

 

Comentarios