Thom Yorke hizo algo en la premiere de Star Wars que seguramente no le gustará a R2-D2

Thom Yorke asistió a la premiere de Star Wars: The Last Jedi en Los Ángeles este 9 de diciembre y, más que cantar, en realidad hizo algo que podría poner un poco celoso a R2-D2. Resulta que en su paso por la red carpet, el vocalista de Radiohead se sentó junto con BB-8 y, no conforme con eso, lo reverenció e interactuó con él.

Sentado en flor de loto, con las palmas juntas y observándolo, así fue como Thom disfrutó de la compañía de este robot que desde The Force Awakens (2015) logró cautivar la atención de los fans de la Guerra de las Galaxias y hasta cierto punto, robarle un poco el spotlight a R2-D2.

Ya sea por una cosa u otra, próximamente podremos ver a ambos personajes en The Last Jedi, específicamente el 15 de diciembre.

Comentarios