Consejos infalibles para (ahora sí) aprovechar tu aguinaldo

Por: Sofía Macías

Por fin llegó esa bonita época del año en donde recibimos nuestro bonito bono navideño y antes de que se evapore a temperatura ambiente sería bueno que planearas en qué lo vas a gastar para que te rinda al máximo… si es que no lo debes ya.

Pero primero lo primero, ¿te toca aguinaldo? Aunque este bono anual es una prestación de ley, sólo aplica para los empleados bajo contrato, pero si cobras por honorarios (aunque hay excepciones si otros tienen funciones similares a las tuyas en la empresa y son contratados), emites facturas y, básicamente, si eres trabajador independiente o emprendedor, tristemente no lo recibirás.

En esos casos, es recomendable que el mismo freelance o emprendedor vaya haciendo su ronchita cada mes, apartando el 4.166% de sus ingresos y al final de año se pueda dar su propio bono.

Ese porcentaje tiene una explicación pues todos los trabajadores que cobran aguinaldo deben recibir un mínimo de 15 días como bono —aunque hay algunas empresas que se ponen más guapas, eso depende de lo que venga en tu contrato—.

Si quieres saber cuánto te toca, fíjate en tu recibo de nómina para saber cuánto ganas al día sin prestaciones (ej: vales de despensa, horas extras) y multiplica eso por 15. Recuerda que tu aguinaldo puede variar si faltaste al trabajo, pero las incapacidades y licencias de maternidad no cuentan como falta.

Ahora, si sólo trabajaste en esa empresa una parte del año, lo que recibirás será proporcional al tiempo que tienes allí. Si estabas trabajando en otro lugar antes, parte de tu liquidación o finiquito debería incluir la parte proporcional de aguinaldo de esos meses.

¿Y los impuestos apá?

Sí, el aguinaldo también está sujeto a impuestos. Pero no te estreses que, como empleado, el contados de la misma empresa va a hacer esos cálculos y pagará tus impuestos al SAT y dependen de cuánto te toca.

Si la suma de tus 15 días es de 30 días de salarios mínimos o menos —$80.04 antes de diciembre de 2017 y $88.36 después del 1 de diciembre—, no pagas nada de impuestos. Sin embargo te van a descontar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) en el excedente de esos 30 días.

Si tengo deudas ¿todo el aguinaldo debería ir para allá?

Muchas personas usan este bono anual para reducir deudas pero ¿qué tan bueno es usarlo todo para ese fin?

Aunque ya sepas en qué te vas a gastar el aguinaldo, en Pequeño Cerdo Capitalista tenemos una idea de cómo puedes distribuirlo para que sea efectivo y divertido. No te vamos a arruinar el fin de año diciéndote que tienes que ahorrar el 100%, usarlo todo para deudas o donar hasta el último centavo a una buena causa, sino un poco de todo.

Aunque estés muy endeudado, a veces usar todo lo que tienes para pagar tus deudas no es la mejor opción. Ve el video para que conozcas cómo dividirlo mejor y sacarle más provecho.

Recuerda que a veces, por querer terminar con algo más rápido —en este caso tus deudas—, puedes cometer errores y quedarte sin liquidez para algunas cosas necesarias. ¿Y qué pasa? Te vuelves a endeudar para salir del paso. Usa mejor tu dinero y aprovéchalo al máximo.

Antes del 20 de diciembre ya deberás tener tu aguinaldo. Recuerda que si no te lo han pagado para entonces, puedes reclamar en la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) pero sólo tienes un año para hacerlo.

Si buscas una opción extra para ese porcentaje que destinarás al ahorro, siempre puedes invertir en alguna de estas opciones o meterlo a tu ahorro voluntario de Afore y hasta deducirlo de tus impuestos.


*Sofía Macías es autora de Pequeño Cerdo Capitalista, una serie de libros para dejarte de hacer bolas con el dinero y usarlo inteligentemente para tus metas. Puedes encontrar más consejos útiles en www.pequenocerdocapitalista.com, @PeqCerdoCap y en su canal de Youtube.