Está en libertad condicional por delitos fiscales en EEUU, pero regresa a cabildo de Tijuana

En diciembre del año pasado, 15 días después de asumir su cargo como el flamante titular de la Comisión de Seguridad Pública de Tijuana, el regidor Luis Torres Santillán fue detenido en Estados Unidos, acusado de lavado de dinero. En su momento pagó una fianza de 300 mil dólares para que lo dejaran abandonar el bote -en el cual pasó 20 días- y continuar el proceso en libertad. Pues bueno, todo esto se “arregló” y, aunque sus propios compañeros de partido admiten que no es correcto, Santillán regresó para ocupar su lugar en el cabildo tijuanense, ¿pues qué tiene de malo?

Santillán fue investigado por formar parte de toda una red de lavado de dinero. Entre los 12 acusados estaban distinguidos miembros de familias tijuanenses de renombre, además de empresarios y sus esposas. De acuerdo con El Universal, Torres Santillán recibió 18 depósitos equivalentes a 650 mil dólares, por medio de una casa de cambio que, para acabarla de amolar, no tenía licencia para importar dólares a California. “No va a huir, es un respetado miembro de su comunidad y nunca ha estado involucrado en algo así antes”, señaló la defensa del regidor al conseguir la fianza para su cliente, en enero pasado.

Y, efectivamente, Torres terminó de enfrentar su proceso… pero aunque logró demostrar que los negocios fueron producto de su negocio de distribución de granos, el panista tuvo que declararse culpable por delitos fiscales. Así, con la reclasificación del delito de lavado de dinero, sólo tuvo que realizar 20 horas de servicio comunitario y pagar una multa… además,  de pasar tres años en libertad condicional. Listo para regresar a su puesto de funcionario público. ¿un año ausente y no lo corrieron? Pues no, según reporta La Jornada, cuando en diciembre fue detenido, Santillán ya sabía que el asunto iba para largo, razón por la que pidió licencia.

Pese a que el propio alcalde de Tijuana acepta que es políticamente inapropiado que Torres Santillán regrese al cabildo, “pues tienen una mancha, un documento que ninguno de las otras 16 personas del Cabildo tiene”, no le quedó de otra, ya que el regidor sirvió de operador financiero de Fernando Beltrán, empresario que se ha beneficiado por concesiones del gobierno panista de Francisco Kiko Vega… digo, porque “fue legítimamente electo”.

Notas relacionadas

Comentarios