Desplazados por conflicto territorial, mueren en las montañas indígenas chiapanecos

Diferencias que datan desde hace 40 años entre dos comunidades chiapanecas, han desembocado en una situación con tintes de crisis humanitaria, así lo señala gente cercana a Chalchihuitán, región señalada como una de las más pobres del país y que ahora es el escenario de un desplazamiento poblacional masivo, debido a un conflicto territorial con los vecinos de Chenalhó.

De acuerdo con declaraciones hechas por el párroco de Simojevel, Marcelo Pérez, hace cuatro décadas –cuando la reforma agraria- se trazó una línea que estableció los límites territoriales entre cada municipio, esto en lugar de respetar al río que naturalmente los separaba. La resolución trajo un intercambio forzado de tierras, el cual explotó en un conflicto entre familias que se ha agudizado en las últimas semanas a niveles alarmantes, ya que en el problema han intervenido grupos paramilitares, según señala El País.

Debido a que en la región se han registrado ataques armados, cerca de 5 mil indígenas se han visto en la necesidad de abandonar sus tierras, huyendo hacia la zona montañosa de la entidad. “Varias personas nos comentaron que tienen temor de regresar a sus casas, vuelven a veces un rato y retornan a las montañas y ahí están en una situación inhóspita, bajo la inclemencia del frío, sin alimentos suficientes y no les llevan una asistencia básica de servicios indispensables”, lamentó el quinto visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Édgar Corzo.

La situación ya reporta víctimas. De acuerdo con el párroco de Simojovel, seis de los desplazados murieron por hambre y frío. Cuatro de ellos eran niños: Adriana de Jesús Pérez, de dos años; Maura Pérez Luna, de un año, y un bebé de sólo tres días de nacido. Los otros dos fallecidos fueron Domingo Girán, 70 años, y Martín Girón, de 80. “La gente nos da con mucho trabajo los datos, pero esta información es real”, aseguró el clérigo.

 Por lo anterior, tanto la CNDH como la Diócesis de San Cristóbal, pidieron a las autoridades federales, estatales y municipales, intervenir urgentemente para solucionar la crisis humanitaria, ya que si bien el conflicto territorial lleva varios años y se prevé que habrá un fallo del Tribunal Agrario, lo que realmente preocupa es la tensión existente por la intervención  de grupos armados. “No basta un documento de escritorio desde Ciudad de México, sin un consenso armónico entre los pueblos. Sin esto, las consecuencias pueden ser graves. La larga historia de este conflicto demuestra que las sentencias judiciales, aisladas de la verdadera atención a los aspectos sociales del problema, no sólo no lo resuelven, sino que lo pueden empeorar”, advirtió Fray Gonzalo Ituarte Verduzco, vicario de Justicia y Paz de la diócesis de San Cristóbal de las Casas.

Al respecto también se pronunció el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), por medio de su representante en México, Christian Skoog, al señalar que es “absolutamente inaceptable que hoy en día en México mueran niños de hambre y de frío”.

Comentarios