Mundo

Marcelo Odebrecht terminará condena en prisión domiciliaria, llegó a acuerdo con autoridades

Un viejo conocido de exfuncionarios (y funcionarios en activo) de México, Marcelo Odebrecht, aparece esta mañana en los titulares de varios países latinoamericanos; no es para menos: los tratos corruptos alcanzados por la constructora de la que fue presidente han llevado a diversos personajes de la política y negocios tras las rejas (menos en nuestro país). Pero en fin, la razón por la que vuelve a ser noticia el CEO de la empresa brasileña es debido al cambio de su situación legal.

Según se informa en diversos medios internacionales, Marcelo Odebrecht dejará la cárcel brasileña en la que estuvo recluido por más de dos años y pasará al régimen de arresto domiciliario. De acuerdo con la información que hasta ahora se tiene, Odebrecht será custodiado hasta los juzgados de primera instancia de la ciudad de Curitiba, donde se le colocará una tobillera electrónica, con la que se vigilará su posición. Así y en casa terminará de purgar el resto de su condena… nada mal, ya que al estilo de Elba Esther Gordillo, quien ahora retoza en su departamento de Polanco, el expresidente de la transnacional volará hasta su mansión ubicada en una de las zonas más exclusivas de Sao Paulo.

Marcelo Odebrecht fue aprehendido en 2015 como parte de las investigaciones de la red de corrupciones conocida en Brasil como Lava Jato, con la cual se habrían desviado fondos millonarios de la empresa de petróleos en Brasil, Petrobras. Ya de ahí se comenzó a descocer todo el tejido, haciendo evidente los tratos corruptos que la constructora brasileña Odebrecht hizo en diversos países de Latinoamérica (México incluido, claro).

El empresario de 49 años purgaba una condena de 10 años de prisión en la cárcel de Curitiba, sin embargo, ahora se contempla la posibilidad ir ampliando su grado de libertad, conforme avance su sentencia. Inicialmente Odebrecht y sus colaboradores fueron condenados a penas más elevadas, sin embargo, los acuerdos de colaboración que alcanzaron con las autoridades brasileñas disminuyeron las penas… pero aumentaron las acusaciones de funcionarios públicos de todos los niveles y países en tramas de corrupción relacionadas con el pago de sobornos a cambio de contratos millonarios.

De acuerdo con O Globo, Odebrecht alcanzó un acuerdo en el que tenía que pasar 2 años 6 meses en prisión (ya cumplidos), ahora viene la nueva etapa de su pena: mismo tiempo en prisión domiciliaria¸ después pasará otros dos años y medio en “régimen diferenciado”: podrá salir de casa, pero regresar por las noches, fines de semana y feriados, además de cumplir con 22 horas mensuales de servicio comunitario. Por último, pasará el último cuarto de su condena con el beneficio de salir de casa, pero con la restricción de permanecer en ella los fines de semana y feriados.

¿Qué tuvo que hacer para tener estos beneficios?

Según la prensa brasileña, Marcelo Odebrecht tuvo que contar a la justicia brasileña TODO lo que sabía sobre los esquemas criminales en los que estaba envuelta la constructora. Además, fue obligado a pagar una multa de 73.3 millones de reales.

Comentarios