Porque no podemos tener nada bonito: hasta a Google le roban las bicicletas

Es curioso que Google, no sólo una de las empresas más conocidas del mundo, sino todo un gigante de la tecnología, tenga dificultades para resolver, de entre todos los problemas, uno que nada tiene que ver con Internet o alguno de sus gadgets.

Como una prestación buena onda, al estilo Hank Scorpio, Google tiene a la disposición de sus empleados cerca de 1,100 bicicletas listas para usar de forma gratuita alrededor del gigante campus, pero nunca falta el vecino aprovechado que piensa que “todo lo tuyo es mío“, aunque en este caso parece que ese vecino son todos los residentes de Mountain View, California.

Según un reporte del diario Wall Street Journal entre 100 y 250 bicicletas desaparecen del campus a la semana. Estas han aparecido en escuelas locales, patios residenciales, en el techo de un bar deportivo, siendo usadas en comerciales de TV, e incluso alguna que terminó en México.

Si de por sí el robo está bastante mal, lo peor es que los perpetradores, quienes no tienen el más mínimo interés en ocultar sus actos, van desde jóvenes, adultos mayores y hasta el alcalde de la localidad, Ken Rosenberg.

“Es como un gesto amable. No quieren que las usemos, pero está bien si lo hacemos… Yo la rento por un día”, dijo Sharon Veach, una viejita sinvergüenza de 68 años. ¡¿Qué!?

Pero Google no se ha quedado de brazos cruzados, pues ya ha instalado GPS, e incluso llegó al punto de contratar un grupo de 30 personas para buscar las bicicletas por región. Sin embargo, estas soluciones no han dado frutos y ya planea utilizar una app para restringir su uso.

¿Pero y la policía? Parece que ellos no son de mucha ayuda, pues también ellos han decidido ignorar el problema.

Comentarios