7 cosas que pasan en tu oficina cuando regresas de vacaciones

Después de las posadas, fiestas navideñas, de fin de año y de reyes, por fin las vacaciones han terminado y, consecuentemente, los días de estar en cama se han ido. Volverás a tu asiento para seguir ganando tu lana quincena con quincena… #QuéSad

¿Qué pensamientos se vienen a tu mente? Aquí algunos: 

1.- Cuando regresas a tu oficina y todo parece nuevo… o sólo empolvado

Llegas -tal vez un poco tarde por el “tráfico de regreso a clases”– y tu lugar te recibe con más polvo que el baúl de los recuerdos de tu abuelita. Es lunes y hay que empezar. Sí, te entendemos, fue triste.

2.- Si fuiste de los suertudos que se fueron de viaje, seguro hoy llegaste así a tu oficina

Porque siempre hay alguien pudiente que pudo largarse a Los Cabos y llega a presumirte las fotos de lo maravilloso que fue su viaje (me vale, yo comí muchos tamalitos).

3.- O si fuiste de los que aprovechó pa’ limpiar un poquito…

Hay quienes no tienen la fortuna de viajar pero sí utilizan su valioso tiempo para hacer los quehaceres del hogar. Lo malo viene cuando no te das cuenta que tus vacaciones terminaron y debes regresar a la chamba.

4.- Cuando regresas y no sabes ni qué día es 

“¿Qué? ¿Cómo que ya se acabaron las vacaciones?”. Dormiste tanto durante tus vacaciones que la noción del tiempo se fue junto a tus ilusiones.

5.- Adaptarte de nuevo al horario

Es horrible, es difícil y lo peor del mundo, pero re adaptarte a los horarios mañaneros de tu oficina es algo que debes hacer.

6.- El reencuentro con los amigos

Sí, seguramente no todos son tus mejores amigos pero siempre existe el cómplice a quien le perdiste la pista durante las fiestas y seguuuuro que tendrán de qué hablar. 

7.- La necesidad de nuevas vacaciones

Recién vas llegando y ya quieres irte. Es normal, echar flojera en tu cama es un trabajo que sólo tú lograrás hacer pero… un godínez debe hacer lo que un godínez sabe hacer. 

Así que… ¡HOLA DE NUEVO, TRABAJO!

 

 

Comentarios