EPN desestima acusaciones de gobierno de Chihuahua: “parecía acto político”

Luego de que ayer por la tarde el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, acusara directamente al gobierno federal de “estrangular” las finanzas de la entidad, en represalia por investigar las transas de César Duarte (ése exmandatario priista tan probo y ahora en fuga), el presidente EPN no hizo más de lo que se hubiera esperado de él: le dio vuelta al asunto y así como lo acusaron de andar encubriendo a su compañero de partido, él acusó que lo hecho por Corral fue puro teatro con fines partidistas.

“Lo que hoy recogí fue una conferencia de prensa que más pareció un acto político y auténticamente cargado de signo partidario, entonces ante quien hace un acto partidario pues el Presidente de la República simplemente se conducirá con su vocación democrática, con absoluta imparcialidad y apegado estrictamente a derecho”… o sea, haciéndose de la vista gorda y tratando de ponerse en el papel de pobre víctima, señaló EPN frente a periodistas a los que les tocó su buen cha…mpurrado para acompañar su pedazo de la tradicional rosca de reyes. “Creo que el gobierno de la república no puede ni merece ser descalificado y menos señalado por no estar respaldando al gobierno de Chihuahua”, lamentó el pobre mandatario.

Horas antes de las lágrimas de cocodrilo de EPN, Javier Corral convocó a una conferencia de prensa en la que, acompañado de legisladores, activistas y académicos, acusó que Peña Nieto frenó la entrega de 700 millones de pesos al gobierno de Chihuahua. Según señaló Corral, tras la detención del exsecretario general adjunto del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, Alejandro Gutiérrez, el gobierno federal no le ha hecho llegar los recursos con los que se realiza el pago de salarios y proveedores.

Bueno, quizás se trata de algún problema de los bancos… lo tardío de las transferencias…algo, ¿no? Pues según lo denunciado por Corral, más directo no pudo ser el trancazo. El gober de Chihuahua relató que el propio titular de la Secretaría de Hacienda, José Antonio González Anaya, le confirmó que para recibir los fondos federales había una condición: cambiar el rumbo de las investigaciones que su administración sostiene contra exfuncionarios priistas. “Hemos roto el pacto de impunidad que trasciende las fronteras de Chihuahua y quieren hacernos pagar las consecuencias, yo no voy a ceder ante las represalias ni ante los amagos, estoy listo para dar esta batalla hasta sus últimas consecuencias”.

Con toda esa bomba, se esperaba algo más sustancial por parte de EPN… pero no. Además de calificar a la conferencia de prensa de Corral como un mero acto partidista, el presidente aseguró que no existe trato diferente entre estados: “todas han recibido el apoyo y el respaldo del Gobierno de la República”… y bueno, en caso de que por error se golpee a alguna administración estatal, pues el asunto se arregla fácil: que pasen a la ventanilla correspondiente, llenan los formularios que se les indican y esperen el tiempo necesario. Es decir, “existen las instancias para aclarar cualquier situación”. Pos qué necesidad de andarlo quemando con la banda.

Comentarios